miércoles, 5 de agosto de 2009

El corte de digestión... ese asesino silencioso


No se asusten por el título, es una broma. Les cuento una anécdota sobre los cortes de digestión y luego comentamos...

Por mi nivel de inglés las clases que me pagan en la empresa consisten básicamente en charlar con profesores nativos y entre nosotros y ocasionalmente tratamos algún punto de gramática, pero la mayor parte del tiempo es charlar.

Pues bien, el último día de clase estábamos hablando creo de los progenitores y de sus neuras sobre-protectoras y la profesora dijo: "¿Os acordais de lo de los 15 minutos que nos decían que había que esperar después del bocadillo antes de meternos en la piscina? Eran los 15 minutos más largos de nuestra vida". El "I beg your pardon" fue generalizado. ¿Como... 15 minutos? En España nuestras madres comiésemos lo que comiésemos nos hacían esperar dos horas. Efectivamente las dos horas más largas de nuestra vida. La profesora estaba realmente sorprendida y nos comentó que al menos en UK el tiempo que la "tradición" manda es de 15 minutos. Y ahí quedó la cosa. Niños españoles... ¡Vayan a vivir al Reino Unido de su Graciosa Majestad!

Dale al link de seguir leyendo para entender el tema del corte de digestión.

La discrepancia me hizo darle vueltas al tema y tratar de enterarme de que es un corte de digestión y de su fundamento científico... así como el fundamento de esas 2 horas que en el mundo anglosajón son 15 minutos. Indicar, claro, que en el mundo anglosajón NO mueren 8 veces más niños por corte de digestión que en España, pese a esperar 8 veces menos tiempo.

El famoso corte de digestión según los doctores es el denominado síncope por hidrocución. Aparentemente, el síncope se produce por que el contacto con el agua fría constriñe los vasos sanguineos superficiales del cuerpo (cercanos a la piel), que es el método del cuerpo cuando quiere mantenerte caliente, y envía esa sangre a la red circulatoria profunda, fundamentalmente del tubo digestivo, lo que puede producir una parada de los movimientos respiratorios y cardiacos. El "síncope de hidrocución" también se puede ser la consecuencia extrema de un reflejo que se produce en condiciones normales y que consiste en que, cuando introducimos la cabeza bajo el agua, disminuye la frecuencia cardíaca; una respuesta exagerada de este reflejo podría terminar en una parada del corazón. Quizás por eso, y en contra de lo que se piensa de forma generalizada, son los ancianos (con tendencia a una frecuencia cardíaca baja) - y no los niños - los más propensos a padecer este tipo de accidentes.

El párrafo anterior es la contestación que dio el especialista en Gastroenterología, Dr. Fermín Mearin, Director del Servicio de Aparato Digestivo del Centro Médico Teknon de Barcelona cuando fue preguntado sobre el tema.

Por tanto, para prevenir un "síncope de hidrocución" se deben evitar las exposiciones prolongadas al sol y los ejercicios físicos intensos antes del baño, el baño después de comidas copiosas y la entrada brusca al agua fría. En estos casos lo conveniente es entrar poco a poco en el agua para que el cuerpo se adecue progresivamente a la nueva temperatura. Una vez dentro si sentimos mareos, escalofríos, visión borrosa o zumbidos de oídos debemos salir rápidamente del agua y si no podemos pedir ayuda.

En cualquier caso si se produce el síncope en forma de parada cardio-respiratoria lo que se aconseja es reanimación cardio-pulmonar (RCP) mientras llegan los servicios de emergencia. Esto es importante. Incluso en ahogados. Nadie está muerto por que lleve dos minutos sin respirar... siempre, siempre, siempre hay que insistir en la RCP hasta que lleguen los profesionales. Sin prisa pero sin pausa. Solo si paras de hacerla es cuando está muerto el paciente.

Ahora... concluyendo, lo de las dos horas. Como hemos visto es mucho más peligroso la actitud de las mamas y los papas que se tuestan al sol por horas y luego se meten al agua que tomarse un bocadillo y meterse al agua directamente. Lo importante es la temperatura. Lo importante si el agua está fría es meterse poco a poco, y como norma general no tirarse chorrocientas horas al sol (hay varios motivos médicos para no hacerlo, en cualquier caso) antes de meterse en el agua. Tampoco son recomendables las comidas copiosas (en general) y en verano en particular.

Pero vamos, si le da usted una bolsa de patatas y un bocata a su hijo, déjele meterse en el agua, con cuidado por el calor, pero no por el bocata. Tiene más probabilidades de sufrir usted el síncope después de haber estado torrándose por horas al sol y zambullirse en el agua.

Ahora en serio... unos enlaces sobre el correcto modo de hacer RCP, que eso si es importante, y ya puestos sobre el jamás suficientemente explicado método de resolver atragantamientos o maniobra de Heimlich, que son las dos cosas mínimas que deberían enseñar a todo padre.

Publicar un comentario en la entrada