miércoles, 21 de abril de 2010

América latina, el populismo y el pollo homosexual

Dice el camarada Evo Morales, ¿o era Mochales?, que en Europa estamos calvos por lo que comemos, y que hay tantos homosexuales, ¿tantos hay?, por comer pollo con hormonas femeninas.

Yo pregunto. ¿Existe un Dios? Si la respuesta es afirmativa, ¿qué le han hecho los latinoamericanos?

Primero llegaron nuestros tataratataratatara-abuelos y los conquistaron. De paso nuestras enfermedades les diezmaron. Luego una panda de criollos consiguieron la independencia, merecida desde luego, y se cepillaron a más indígenas que la viruela y los conquistadores juntos. Años después la guerra fría allí tomo la forma de enfrentamientos entre guerrillas marxistas y gobiernos ultraderechistas y golpistas. Hala, ensalada de tiros otra vez. Y cuando las democracias empezaban a fructificar, BANG, llegó el populismo, de derechas o de izquierdas pero populismo, a terminar de rematar.

¿De verdad de verdad, Señor, que los pobres latinoamericanos merecen a Evo, Chavez o a los Kirshner?

Les dejo el link a la noticia de los pollos gays en EL PAIS donde pueden además encontrar enlaces al sonido del discurso, por si no se lo creen.

Claro, la plataforma de gays, lesbianas, transexuales, bisexuales e informáticos ya se ha quejado energicamente. Normal. Es que mira que te digan que te gusta el butanero porque de pequeño mama te hacía la papilla con pollo transgénico. Es tocar mucho las gónadas.

En cualquier caso pollo con hormonas femeninas, o sea pollas, ¿no? ¡Coño lo mismo el Evo Mochales tiene razón! Se acabaron los MacPollo para mi.

Publicar un comentario