domingo, 10 de noviembre de 2013

Fenómenos de Internet - Yo fuí a EGB

Hacía tiempo que no hacía una entrada de la serie "Fenómenos de Internet" en la que os hablo de personas, productos o webs que he descubierto y sigo por Internet y se han convertido en "fenómeno".

Hoy os voy a hablar de un blog que descubrí en Facebook, se llama "Yo Fuí a EGB" y la tilde de "fuí" es toda una declaración de intenciones pues en la época a la que se refiere este blog esa tilde era obligatoria.



El blog, al cual sigo por Facebook y Twitter, se dedica a recordar aquellas cosas que la generación de los que fuimos a EGB teníamos por casa. Este sistema educativo E.G.B. (Educación General Básica) arrancó en 1970 y fue sustituido en 1990 por la LOGSE. Básicamente pues la página nos habla de productos y situaciones que se dieron principalmente en la década de los 70 y los 80.


Su lema, tremendamente simpático y contradictorio es "NO SOMOS NOSTÁLGICOS, MÁS QUE NADA PORQUE NO HAY NOSTALGIAS COMO LAS DE ANTES". Y en esa línea se mueve la página.

Las cifras son mareantes. Varios premios ganados por el blog en tan solo dos años de vida. Casi 660.000 me gusta en su cuenta de Facebook y más de 30.000 seguidores en Twitter.

Prácticamente todas las cosas que mencionan tanto si cursaste E.G.B.  (yo del 1973/74 al 1980/1981) como si eras mayor en aquella época te sonarán; todas y cada una de las cosas que cuentan, objetos que muestran e historias que desarrollan.


El origen está en la página de Facebook que comenzaron a publicar Javier Ikaz y Jorge Díaz nacidos en 1978 y 1971 respectivamente. La página de Facebook, abierta en septiembre de 2010, muestra siempre una foto de algún objeto propio de la época y un breve comentario en una sola frase, tal y como luego posteriormente comenzaron a hacer en Twitter.

Todos los objetos (o al menos el 90%) me traen recuerdos.

Si fuiste a E.G.B. usaste esa mesa seguramente y su correspondiente y matadora silla:


Yo tuve exactamente este juego de la Oca que ellos publicaron:


O este juego portátil que en realidad iba a cuerda:


Muchas las entradas de Facebook tienen un sentido del humor que me resulta agradable y simpático aunque el tema que traten sea algo escatológico:


Dios, como odiaba esos chismes. Os juro que prefería las inyecciones y eso que en aquella época eran todo un ritual,;ir al practicante (o venía a casa), hervía el instrumental delante de ti, pantalones abajo y pinchazo al canto, pero con los supositorios jamás pude, os lo aseguro.

En "Yo Fuí a EGB" os encontraréis las fotos de vuestro viejos amigos:


Y fotos de viejos y ancestrales enemigos que hasta ver la foto solo recordaba en mis peores pesadillas:


Aun recuerdo un impacto especialmente duro en mi rabadilla por quedarme un pelín corto en este maldito aparato de tortura.

Memorables son también sus artículos ¿Qué aspecto tienen ahora...?

Esta era nuestra diosa particular y la protagonista de no pocos de nuestros sueños "humedos":


Y cientos y cientos de kilos de botox después:


Yeeeeekkk...

Ahora los chicos de "Yo fuí a EGB" dan un paso adelante al sacar un libro (que espero recibir en un par de días comprado en Amazon) que podéis encontrar en todas las librerías tanto físicas como de Internet.


De hecho aun estáis a tiempo de acudir a la presentación en varios FNAC del país donde además si aparecéis con alguno de los objetos de esa época os podréis hacer una foto en el photocall y quizás conseguir un pack de los 80's.

Así que si viviste esa época como estudiante, o bien eres padre de uno que lo vivió y quieres entender a tu hijo, o eres hijo de uno de esos pelmazos nostálgicos y quieres tratar de comprender porque tu padre es tan soberanamente pesado con lo bien que se lo pasaba de niño... este es vuestro blog/facebook/twitter y ahora... ¡¡¡LIBRO!!! Además es casi a precio EGB, ronda los 18 Eurillos de nada.

Yo lo disfrutaré seguramente la semana que viene.

P.D.: Todas las imágenes empleadas han sido tomadas del blog, Facebook y Twitter de "Yo fuí a EGB" y el mérito es de ellos y de las personas que las compartieron
Publicar un comentario