lunes, 11 de mayo de 2015

Paranoia "chemtrail" - ¡Nos fumigan!


La foto que abre este artículo la tome personalmente en el mes de abril o mayo del 2015 y muestra una serie de estelas de condensación en el cielo de Las Rozas de Madrid. El edificio del centro de la imagen es el Instituto Nacional de Toxicología. ¿Estarían fumigando el virus del ébola que se haya escapado de alguna muestra en el instituto? Sigan leyendo este impresionante documento sobre como nos fumigan a los españolitos de a píe.

Tengo por costumbre seguir en redes sociales tanto a gente que piensa como yo como a gente que piensa distinto que yo. De hecho considero especialmente interesante esto último. Por ello en varias redes sociales sigo a algunos "divulgadores" con los que ocasionalmente no estoy de acuerdo. Uno de ellos es Raimundo Barbado en Google+ que en general me llamó la atención porque mezcla opiniones que alguna vez he compartido (pocas) con la habitual mezcla de pastiche seudocientífico y conspiranóico que me entretiene ocasionalmente.

El 30 de abril de 2015 enlazó un vídeo de una tal Josefina Fraile que buscando en Internet aparte de creyente en los "chemtrails" fue cabeza de lista en las elecciones de 2004 por  Los Verdes. La misma Josefina Fraile a quien la fiscalía acusó de varios presuntos (algunos) delitos de prevaricación en 2012 durante su etapa como alcaldesa de Velilla del Río Carrión. Por estos delitos fue condenada a inhabilitación para ocupar cargo público durante 7 años.

Pues bien, no era la primera vez que leía y escuchaba acerca de la paranoia de los "chemtrails". Para los no iniciados, hay gente (entre ellos, como vemos, delincuentes convictos) que dice que las estelas de condensación de los aviones que vemos en el cielo, son en realidad fumigaciones que realizan los gobiernos y entidades gubernamentales sobre la población.

Las estelas de condensación se forman en determinadas condiciones atmosféricas. En concreto cuando se dan presiones atmosféricas muy bajas a gran altitud. Básicamente se forman, si es por el motor, por un incremento en la humedad y en su mayoría son vapor de agua. Por otro lado la punta de las alas también pueden generarlas por la caída de presión en la punta del ala lo que provoca una caída de la temperatura lo que hace que se condense el agua del aire.

Cuanta a más altitud, en general, se generen más durabilidad tienen estos cirros artificiales.

Bueno, a mi siempre este tema me ha parecido hilarante y bastante delirante, así que comenté la noticia, con mofa, poniendo lo siguiente:

"Una paranoia lo de los chemtrails. ¿Habéis visto alguna vez a una avioneta fumigar? ¿Por qué creéis que vuelan tan bajo? ¿Para hacerlo emocionante?"

Obviamente me refería a que los pilotos que fumigan las cosechas lo hacen a poquísima altura, rozando casi la cosecha para que el producto no se disemine en el aire y caiga sobre el cultivo. No es por capricho que lo hagan así pues es una profesión muy arriesgada.

Luego me puse a pensar cuanto sería el "producto" con el que nos fumigarían si la paranoia de los "chemtrails" fuese real, y puse este (de nuevo en parte irónico) mensaje:

"Tengo que hacer unos cálculos, pero me temo que desde 5000 o 10000 metros aun vaciando el contenido de un avión 747 o A380 relleno de curare las partes por millón harían más letales los pedos de ascensor que los presuntos chemtrails. Es cuestión de usar una calculadora y saber la fórmula de un prisma triangular recto."

Intuitivamente pensé que desde luego la concentración de metano e hidrógeno, productos principales en los gases emitidos por la ventosidades humanas, en un ascensor sería superior a la originada por cualquier tipo de producto con el que presuntamente nos estén fumigando desde alturas de crucero, unos 10.000 metros.

Lo que siguió fue una serie de ataques, en los cuales ya si participó de manera activa el señor Raimundo Barbado. Pero no es lo que me interesa contar. Me dan igual sus rebuznos o los de su secta, si opinas distinto a esta gente es lo que puedes esperar, cero ciencia y menos educación.

Lo que me interesa contar es como se realizan los cálculos que proponía y que luego realicé en los comentarios a la noticia.

De entrada partimos de un avión en vuelo fumigando desde una altitud de 10.000 metros. Estamos asumiendo que el producto cae sin influencia del viento, cosa totalmente improbable. Suponemos además que el avión descarga su letal producto durante un kilometro y asumimos que lo hace de tal manera que afecta a un kilometro cuadrado de la superficie.

Muchas asunciones, ¿no? Ya, pero entendamos que el caso real es aun peor para la paranoia de los "chemtrails". Desde 10.000 metros el producto simplemente se disiparía en un volumen aun mayor de aire y es poco probable que nada de ese producto llegase a la superficie.

Pero admitamos ese escenario que he descrito, y mucho más favorable a la paranoia, como simple ejercicio mental.

Ese proceso de soltar el producto durante un kilometro a 10 kilómetros de altura y sobre una superficie de 1 kilometro cuadrado representaría un prisma triangular como el de la imagen:


Como vemos el avión, en rojo, a 10.000 metros de altura genera una estela de condensación de un kilómetro, que va a ir cayendo sobre la superficie, en verde, de 1 kilómetro cuadrado. Calculemos el volumen de aire en ese prisma.


Sabemos que el volumen de un prisma es el área del triangulo por la "altura". Dado que en este caso el prisma está tumbado sobre uno de sus lados la altura es la arista de un kilómetro que marca la estela del avión. Así tenemos que el área del triangulo son base por altura partido de dos o sea 1000 metros por 10000 metros entre dos. Eso son un área de 5 millones de metros cuadrados (o 5.000 kilómetros cuadrados). Si lo multiplicamos por la "altura" del prisma tendremos que el volumen es de 5.000 millones de metros cúbicos (5 millones de kilómetros cúbicos). Una burrada de aire, la verdad. Pensemos que una piscina olímpica es 50 metros por 25 metros por 2 metros de profunda, esto es, 2500 metros cúbicos. O sea que sería un volumen de aire equivalente a llenar ¡¡¡2 millones de piscinas olímpicas!!!

Ahora calculemos cuanto producto puede llevar el avión que fumiga. Usé los datos de un Boeing 747 que si bien no es el avión más grande si que es uno de los más grandes existentes. Pensé que mantendría los depósitos de combustible de las alas para precisamente eso, combustible para el vuelo, y usaría la cabina de pasajeros de unos 10 metros de ancho y 60 metros de largo para llevar el letal producto con el que nos fumigarían. Este gráfico muestra las medidas del avión:


Por tanto asumimos un cilindro de 10 metros de diámetro y 60 metros de largo. El volumen de un cilindro así es PI por radio al cuadrado por la "altura" (asumiendo que el cilindro descansa sobre su base circular). Dado que el diámetro es 10 metros y la "altura" son 60 metros tenemos un volumen total de 4710 metros cúbicos. Entendiendo claro está que el avión no es un cilindro perfecto por lo que el cilindro que he calculado es mayor que el avión, pero da igual, es por simplificar los cálculos y estos son más generosos que el volumen real del avión.

Solo 4710 metros cúbicos de liquido para ser vaporizado, gas para ser emitido o sólido para ser precipitado puede contener ese avión. ¿Recuerda la piscina olímpica y sus 2500 metros cúbicos? En el avión cabe aproximadamente algo menos de dos piscinas olímpicas (1,8 en realidad).

Así que señoras y señores, no se me pierdan, tenemos un avión vertiendo 4710 metros cúbicos del veneno que ustedes quieran dentro de un espacio ideal de 5 mil millones de metros cúbicos de aire.

¿Cuanto representa ese veneno dentro de ese aire? Bueno pues representa si lo calculamos 0,94 ppm (partes por millón). ¿Qué quiere decir eso? Que por cada millón de partes de aire hay menos de una de veneno. Para que se hagan una idea hay unas 300 ppm de CO2 en el aire que respiramos.

Hablamos de concentraciones que no afectan en nada a la salud. Para que se hagan una idea en el ambiente exterior las autoridades sanitarias de EEUU admite 9 partes por millón de CO (monóxido de carbono, un gas altamente nocivo que puede matar) en un espacio de 8 horas o 35 ppm en un espacio de una hora. Eso es lo normal. En ambiente cerrado con concentraciones de 1000 ppm durante 3 a 5 horas podemos tener fuertes dolores de cabeza, vómitos y colapso. Con unas 1500 ppm durante ese tiempo sobreviene el coma y la muerte. Entre 5000 ppp y 10000 ppm en pocos minutos puede sobrevenir la muerte.

Aquí hablamos de 0,95 ppm de... ¿veneno?

Y les recuerdo que hablamos de condiciones ideales donde el producto fumigado se mantiene por arte de magia en un espacio reducido. La realidad es que esos 0,95 ppm se quedan en nada al desplegarse por un volumen de aire infinitamente mayor debido a los vientos. Y da igual de que hablemos de cientos o miles de vuelos.

De todos modos. Luego está el tema del secreto. Tenemos ahora mismo la trama Grutel y otras secretas financiaciones del partido en el Gobierno de España. Esa financiación la conocían, ¿qué?, ¿una decena de personas? Y se ha terminando filtrando.

Y en esta conspiración de los "chemtrails" hablamos, de empresas que fabrican el producto, gobiernos que lo planifican, cientos de pilotos que lo fumigan, cientos de operarios en tierra que lo cargan... ¿y nadie es capaz de publicar esto en un periódico con lujo de detalles como la trama Gurtel?

De hecho si preguntamos al PP si hubiese preferido una filtración del plan para castrarnos a todos a base de "chemtrails" y una filtración de la trama Gurtel hubiesen preferido lo primero. Les hubiese hecho menos daño electoralmente.

Como contestó mi amigo JL Chulilla en esa noticia de Google+, afirmaciones extraordinarias requieren (o exigen) pruebas extraordinarias... y no hay ni pruebas vulgares de toda esta estupidez de los "chemtrails" que la física más básica entierra.

Claro que también hay que ver la clase de delincuentes penados que la defienden en ese vídeo, ¿no?

Les dejo el vídeo para que se rían un rato con la ex-alcaldesa prevaricadora devenida en seudoexperta en "chemtrails".

Publicar un comentario en la entrada