lunes, 29 de marzo de 2010

La deriva pseudociencifica de El País

Me refiero a el diario El País... aunque la frase bien podría aplicarse a la nación completa.

Fíjense ustedes que en El País Semanal (EPS) una semana sacan un "sesudo" artículo sobre grafología y al siguiente otro sobre psicomorfología.

Para los no iniciados decir que la grafología postula, sin demostrar claro... ¿para qué?, que se puede saber mucho de la psicología de un personaje por su rúbrica o su letra en general. EPS sacó un artículo usando la letra y firmas de varios dictadores que en el mundo han sido para explicar su psicología. Claro, siendo el personaje bien famoso cualquiera con dos dedos de frente sabrá que clavaron el carácter de esos energúmenos.

Pues bien no hartos con eso, este fin de semana pasado sacaron retratos, muy buenos por cierto, de presidentes democráticos y no del mundo haciéndoles un análisis psicomorfológico. Esta pseudociencia postula, de nuevo sin demostrarlo... ¿para qué?, que se puede saber mucho de la psicología de un personaje por la forma de su rostro y sus características. Al ser personajes públicos los "estudios" los han cuadrado... faltaría más.

¿Por qué esta deriva a las pseudociencias de El País? PRISA siempre ha tonteado con estas cosas, véase los programas de Iker Jimenez en las radios y televisiones del grupo, pero el EPS salvo algunas incursiones no era tan combativo en el tema. Ahora se regodean en las pseudociencias. Lamentable.

Todo estos están siendo comentados por el periodista, divulgador científico y escéptico Luis Alfonso Gámez en su estupendo blog Magonia que publica la edición digital de El Correo. Lo recomiendo de todo corazón; de hecho de siempre ha estado en la columna de la derecha de este blog dentro del apartado de webs recomendadas.

En fin... creo que voy a mandar una carta a EPS para quejarme, como de hecho me consta que hacen varios escépticos de los que sigo, pero que nunca publican los de El País o EPS. Y es que a PRISA las críticas le dan risa.

Publicar un comentario en la entrada