miércoles, 28 de julio de 2010

Los toros y el porno

Hace muchos años la gente de Cataluña que quería disfrutar de una película porno debía cruzar la frontera para pasar a un cine de Perpignan porque es este país nacional-catolicista en el que vivíamos el porno ofendía a sus Eminencias y al Generalísimo, que lo era por la gracia de Dios.

A partir del 2012, la gente de Cataluña que quiera ver una corrida de toros tendrá que cruzar la frontera para pasar a una plaza de toros en Nimes porque en este país de bobotontos bienintencionados en el que vivimos los toros ofenden a sus señorías y al President cordobés, que lo es por la gracia del Estatut.

¿Problema? Ni antes lo era, ni ahora lo es. No, problema, no es, pero significativo mucho pues vemos que se puede comete la misma estulticia desde el nacional-catolicismo que desde el nacionalismo de la pataleta y el "numerito". Por que está claro que lo que mola, lo que se lleva en política últimamente es montar el "numerito", y el sainete que ha montado el Parlament Catalán hoy ha sido de importancia con su President cordobés que después de tirar la piedra, o de promover la lapidación más bien, ahora esconde la mano votando en contra.

Como le dije una vez a un amigo bastante militante anti-taurino... mira, le dije, a mi me gustan los toros y por eso me gusta la Fiesta, y tu te denominas a ti mismo anti-taurino y no anti-corridas, es significativo.
Publicar un comentario en la entrada