miércoles, 17 de julio de 2013

Verano de corrupción


Esta entrada puede tratar de uno de estos dos temas. a) De un cuento corto de Stephen King llamado "Alumno avanzado - Verano de Corrupción" o b) de la corrupción política en España.

Lo siento por los fans (entre ellos yo) del oscuro escritor de Maine... va de la corrupción política en España.



Como tantas y tantas entradas en este blog esta no deja de ser un paño de lágrimas. No tiene como objeto resolver el problema, ni probablemente presentar soluciones, ni realmente denunciar nada; no, solo tiene como objeto llorar sobre el estado de cosas de mi país.

Y es que han ocurrido dos capítulos, uno de relativa menor importancia y otro más importante, que ejemplarizan la situación de la política en España. Empecemos por el que pienso más "divertido".

La marca Aquarius (perteneciente a Coca Cola) tiene por norma sacar campañas televisivas rompedoras, virales y un poco arriesgadas, y no hace mucho sacó una cuyo leit motiv interno viene a ser "no todos los políticos son malos". Por favor, puedo firmar esa afirmación. Todos deberíamos poder hacerlo.

La campaña sacó un spot donde se contaban varios casos donde políticos había hecho algún gesto para recortarse privilegios o ayudar a sus conciudadanos a superar la crisis.



En el minuto 0:21 dice: "... o como Elena que aparcó su coche oficial para ahorrar un dinerito a su ayuntamiento". Se refiere a Elena Biurrun que es la Alcaldesa de Torrelodones, población vecina a la mía.

El spot funciona y es rompedor, pero... días después el diario EL PAIS y algún otro publicaba la notica que se titulaba "Una alcaldesa, cazada en el coche oficial al que renunció en un anuncio televisivo".


Básicamente la buena mujer no había realmente renunciado a su coche y chofer oficial, los cuales seguía usando de manera regular.

Pero la vuelta de tuerca final fue cuando la Alcaldesa de Torrelodones publicó el mentis diciendo que en realidad lo que quería decir es que "había renunciado al coche oficial excepto en los actos oficiales". Entonces... ¿es que pueden usar el coche y chofer oficial para actos no oficiales? Pues parece que sí, pero el anunció no decía "dejó de usar el coche oficial para lo que no debe", ¿no?

Así les va a las corporaciones españolas. Pero este es el caso, si quieren, "gracioso". Luego está el caso que no tiene ni gracia.

El Partido Popular (PP) está obstaculizando en el Congreso la comparecencia, pedida por todo el resto de partidos, del Presidente Mariano Rajoy (del PP) para dar explicaciones sobre el caso Barcenas que trata sobre la financiación irregular del PP.


Por otro lado, en el Parlamento de Andalucía, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) e Izquierda Unida (IU) están obstaculizando la comparecencia del Presidente Jose Antonio Griñan (del PSOE) para dar explicaciones del caso de los EREs fraudulentos que trata sobre el dinero que ganaban algunos cargos políticos con cada despido masivo o regularización de empleo (ERE) que se pactaba en empresas andaluzas.


Esto ya es menos lúdico. Se puede argumentar que esta forma que he tenido de contarlo cae en el manido "y tu más" con el que se escudan y atacan PP y PSOE, pero básicamente es que ha sucedido tal cual lo cuento.

Cada partido político se está defendiendo hoy en España panza arriba contra las noticias (o los ataques según ellos) que salen en los medios de comunicación día si y día también.

Y es que la situación ha llegado al paroxismo de que la que iba a ser futura Ley de Transparencia, por la que los partidos se iban a comprometer a que todas las instancias de la Política y de la Administración fuesen transparentes en su funcionamiento, y que estaba siendo pactada por PP y PSOE, ha sido paralizada por el PSOE hasta que el PP de explicaciones en la Cámara por el caso Barcenas. La paralización ha sido secundada por todos los partidos políticos excepto por Unión Progreso y Democracia (UPyD) que dijo básicamente que no querían usar como excusa el caso Barcenas para que no saliera adelante una ley de mínimos sobre la transparencia.

Nos quedamos sin Ley de Transparencia, sin explicaciones por el caso Barcenas, sin explicaciones de los EREs fraudulentos, sin partidos políticos y sin democracia.

Y todo por el vulgar parné (vulgo, dinero).


Pero tranquilos, en las próximas elecciones el PP y el PSOE volverán a jugar la carta del "nosotros o el caos" y volveremos a votar a uno o al otro y volverán a regir nuestros destinos, con Barcenas o con EREs fraudulentos, y ese porcentaje amplio de personas que ahora dicen que votarán a partidos menos manchados de corrupción como IU o UPyD simplemente volverán al redil porque el PPSOE nos convencerá de que son el demonio personificado.

En fin... España... donde si no... y para terminar dos últimas reflexiones sobre el tema.

La primera es lo fina que es en la mente de mucha gente la capa de barniz democrático sobre el fondo autoritario. Estoy hasta las narices (por no decir otra parte) de escuchar comentarios del estilo de "otro Franco nos hacía falta". Suelo contestar a eso con un: "claro, pero no podrías decir esas estupideces en público", que reconozco como comentario bastante hostil, pero es que yo creo en la Democracia pese a los políticos... soy así, no tengo remedio.

Y la segunda es que el llamado PPSOE (PP y PSOE metidos en un mismo morral) es fenomenal metiéndonos el "o yo o el caos" para seguir haciendo lo mismo. Y es que ya no vale el "es la economía, estúpido". No, ahora el problema más urgente es airear el oscuro cuarto de las basuras. Si no terminamos con la corrupción política nuestra credibilidad será nula fuera de España y la famosa prima de riesgo seguirá por las nubes y nos seguirán prestando el dinero al 1000% y los alemanes nos seguirán poniendo la cara colorada y con razón.

La corrupción política en estos momentos es una de las causas por las que no salimos de la crisis. Solucionémoslo.


Propina: Un guiño para mis lectores del otro lado del Atlántico.

¿Donde queda ahora la absurda posición de artificial superioridad moral y paternalismo post-colonial por la que España trataba de "Repúblicas Bananeras" a muchos Estados Latinoamericanos por sus problemas de corrupción?

A eso llamo yo justicia poética. Razón tiene Mateo (7:3) y Lucas (6:41) con aquello de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.



Publicar un comentario en la entrada