sábado, 14 de septiembre de 2013

Reacciones a la presentación del iPhone 5C y iPhone 5S


Dicen que una imagen vale más que mil palabras... bueno excepto si estás en un proyecto que implique OCR (Optical Character Recognition).

Bromas a parte este gráfico muestra la caída de la acción entre el cierre de Wall Street del martes a los pocos minutos de terminar la keynote de Apple y la apertura del día siguiente. El jueves se recupera un poco por la actividad de los compradores que entendieron que era un mínimo y que se recuperaría y el viernes volvió a caer.


Y es que sinceramente me sorprendió que después del duro comentario del blog y del podcast ni los más talibanes de la manzana comentaron nada demasiado fuerte, y es que creo que al usuario más fan de la marca no le ha gustado toda la presentación. Y no se equivoquen yo estoy escribiendo esto desde un MacBook Pro Retina Display de 15", el ordenador de mi hija es un iMac 21", el tablet de mi mujer es un iPad2, su teléfono un iPhone 5, su reproductor MP3 un iPod Nano y en el salón tengo un Mac Mini como centro multimedia, así que no soy precisamente un Apple-hater.

Y es que han sido al menos dos fiascos que no perdonan los seguidores de Apple que han ocultado un acierto.

Por un lado, quizás por culpa de los medios, pero de algún sitio partió la idea, el esperado iPhone low-cost se quedó en un iPhone de colorines por mínimo 600 Euros.


Por otro lado el purista seguidor de Apple cuando ha visto los lunares con detalles poco terminados se ha llevado las manos a la cabeza y ha gritado "con Jobs esto no hubiese pasado". Y es que los lunares que se generan con las fundas son como poco desafortunados y la funda en cuestión parece comprada en el "chino" de la esquina (con perdón de los 1.500.000.000 de chinos).


Y ese detalle de que se vea parcialmente las letras impresas en la parte de detrás del iPhone por algunos de los agujeros... "esto con Jobs no pasaba". ¿Ive te has dormido esta vez o te pilló el diseño en vacaciones?

El problema es que la carísima orgía kitsch de colores ha perjudicado a la acción de Apple y ha ensombrecido la presentación del iPhone 5S que si que ha sido más revolucionaria.

Tenemos que ha sido el primer "S" que realmente a aportado diferencias significativas. El chip A7, el chip M7, la super-cámara de fotos y el lector de huellas. La verdad es que son adicciones que con un rediseño del exterior hubiesen justificado perfectamente a un iPhone 6. Por eso creo que quizás es de los pocos casos en los que puedo decir que si, efectivamente, el paso del iPhone 5 al iPhone 5S está justificado; cosa que nunca hice con un "S" anteriormente.

Pero claro, el kitsch se extiende también a este iPhone 5S con su modelo GOLD, el preferido por 8 de cada 10 señores somalíes de la guerra.


Esperemos que con este varapalo en Wall Street los de Apple vuelvan a despertar y que vuelvan a sorprendernos... perdón, mejor que no nos sorprendan más... que vuelvan a encantarnos con sus productos.

Y por favor, que alguien despierte a Jonathan Ive, gracias.
Publicar un comentario