domingo, 9 de septiembre de 2012

Desembalando el MacBook Pro Retina Display

Llevó ya varias semanas disfrutando de este pedazo de portátil y quiero compartir algunos puntos que en anteriores artículos no pude debido a lo poco que lo había usado aun. Además les incluyo el vídeo del desembalado, todo un icono del frikismo geek. La verdad es que el equipo, aun siendo tremendamente caro, me está sorprendiendo día a día por sus altísimas prestaciones de rendimiento tanto de disco duro (SSD) como por sus procesadores.

La batería.

Las especificaciones de Apple marcan una duración de batería de 7 horas haciendo navegación inalámbrica. En el día a día en lo que lo llevo usado esa cifra es bastante real. En un uso normal que suelo darle, navegar, correo y redes sociales, viene durando tranquilamente por encima de las 6 horas.

Durante la preparación y edición del vídeo del desembalado no obstante he podido comprobar que al exigirle tareas más consumidoras de CPU como la codificación de vídeo, esa cifra se rebaja hasta las cinco horas.

Aunque no está mal y yo principalmente lo uso como equipo de sobremesa se me antoja algo corta para lo que nos tiene acostumbrados Apple en otros productos como el iPad.

El teclado.

El teclado y el trackpack son totalmente equivalentes al teclado Apple Wireless al que estoy acostumbrado tanto en tamaño, son idénticos, como en comodidad de uso.

La evidente ventaja es que el teclado del MBP está iluminado lo cual facilita mucho usarlo cuando trabajo por la noche en condiciones de baja luminosidad. Es como más me gusta trabajar.

El trackpad.

Al igual que con el teclado el trackpad tiene un comportamiento similar a mi adorado Magic TrackPad. Es un trackpad de tamaño importante aunque más pequeño (un 30%) que el Magic.

La respuesta es fenomenal y los gestos son sencillo e intuitivos.

Por cierto, aunque en un principio me sentí tentado de configurarlo para que invirtiera el sentido del scroll a como lo hacía antes la verdad es que aguanté y ya me parece más natural el deslizar los dedos como tirando del papel en vez de usarlo como si fuese un scroll.

Para los que no conocen el "problema". Hasta Lion cuando en el trackpad querías girar una página web hacia abajo (o sea para leer más) hacías un gesto arrastrando dos dedos hacia abajo, como si girases la rueda de scroll de un ratón hacia abajo. Cuando apareció Lion, por defecto, para ir hacia el final de una página web debes arrastrar los dedos hacia arriba.

Esto que puede parecer poco intuitivo, y de hecho lo es, se basa en que tus movimientos sobre el trackpad semejarían lo que hacen tus dedos sobre la pantalla del iPad. En el iPad para bajar la página web, o sea para ir hacia su final, arrastras los dedos hacia arríba, como si tirases del papel hacia arriba.

Pues bien, aunque tanto en Lion como en Mountain Lion esto se puede cambiar, yo opté por usarlo de ese modo, y ahora me parece un gesto más natural.

Los gestos.

Ya que estamos con los gestos. Los gestos en Mountain Lion sobre todo cuando trabajas en pantalla completa, como es mi caso, son muy sencillos. Los que más uso son:

Deslizar lateralmente con tres dedos. Sirve para cambiar entre aplicaciones maximizadas y los escritorios que vayas teniendo abiertos.

Deslizar dos dedos lateralmente en el navegador. Sirve para pasar a una página anterior o posterior. La verdad es que al principio a veces queriendo hacer el de tres dedos me salía el de dos.

Deslizar con dos dedos arriba y abajo. El ya mencionado scroll, que lo he dejado configurado para simular un iPad.

Pinza para zoom. El tan traído y llevado gesto patentado (?!) de hacer zoom en fotos y páginas web.

Relacionado con esto yo uso mucho el zoom de Mac OS X. Pulsando Ctrl y haciendo el gesto de scroll a dos dedos la pantalla se amplia y reduce sirviendo como lupa. Lo uso sobretodo cuando conecto el MBP a un televisor por HDMI. Generalmente me siento en el sofa a ver películas o vídeos de Youtube y me llevo el Magic TrackPad al asiento para poder controlar el Mac. Si estoy leyendo algo lo amplio de ese modo que es el más rápido, o para simplemente hacer click en una zona que desde la distancia vea mal.

Gesto de deslizar tres dedos hacia arriba. Arranca el Mission Control desde donde veo todos los escritorios y aplicaciones que tengo abiertos en un momento dado y puedo cambiar entre ellos. Es una forma muy productiva de trabajar.


Y por último el gesto de pinza a cuatro dedos. Sirve para arrancar el Launcher. Esto es una pantalla nueva en OSX que muestra tus aplicaciones instaladas como si de un iPad se tratase, por iconos. La verdad es que antiguamente mi modo rápido de lanzar aplicaciones era el Spotlight, pero ahora uso muchísimo el Launcher. La verdad es que está muy bien. Al igual que en el iPad podemos agrupar las aplicaciones en carpetas y en varias páginas. Es muy útil.


Los altavoces.

La verdad es que como ya tenía montados en el escritorio los altavoces conectados a un amplificador que usaba con el iMac, conecto siempre el MBP a estos usando la salida de cascos.

Pero creo que es lo que es más flojo del equipo. No son demasiado potentes ni la calidad me parece muy buena. No se, pueden criticarme, quizás es que en vez de oído tengo orejas, pero me parecen poca cosa.

Bien es cierto que en la Apple Store pude compararlos con los de los MBP antiguos y no hay color, estos del modelo Retina Display son más potentes, pero en mi opinión no lo suficiente.

Conexión HDMI.

Lo crean o no esta característica fue una por las que me decidí en comprar este equipo. Como ya comenté en un artículo anterior, al salir el MBP RT, muchos se sorprendieron de la presencia de este puerto en un portátil de Apple habida cuenta de que ellos apuestan por su vídeo por el puerto Thunderbolt.

Pero sin duda es un acierto. Es una gozada conectar una televisión al puerto HDMI y que automáticamente el vídeo y audio sea enviado a ella. Luego tranquilamente usar el Magic Trackpad para controlar el equipo y navegar, leer el correo y ver pelis, claro.

Problemas de adaptación a Mountain Lion.

La realidad es que sigo bregando con los certificados del navegador. No consigo ver algunas páginas web, ni en Chrome ni en Safari por tener el certificado caducado. Da igual que le diga ignorar, el equipo se empeña en evitar que acceda.

Por otro lado me da la sensación de que el tener configurado el corrector ortográfico en varios idiomas funciona peor que en Snow Leopard. Antes no tenía ningún problema, el Mac detectaba el idioma y me mostraba las sugerencias primero en el idioma en el que estaba escribiendo. Ahora se hace un lío, tanto es así que he optado por dejarlo en castellano y cuando escribo en inglés cambiarlo a mano.

El principal problema con ML sin embargo, después de 15 días de uso, sigue siendo que gestiona fatal los monitores cuando usas las aplicaciones en modo pantalla completa. No lo entiendo. El MBP Retina Display mueve sin despeinarse tres pantallas en modo escritorio extendido; la suya propia, mi Dell 21" conectada por puerto Thunderbolt y la TV LCD de 50 pulgadas conectada al puerto HDMI.

¿Entonces? ¿Por qué cuando pongo una aplicación en modo pantalla completa se quedan grises las otras dos? Es absurdo.

Podría renunciar al modo de pantalla completa, pero me resulta muy productivo.

Los escritorios no deberían estar enlazados al poner una aplicación en modo de pantalla completa. Deberían ser escritorios independientes para cada monitor.

Digo esto por que si configuro dos escritorios, cuando cambio de uno a otro cambian todos los monitores a ese escritorio. Quizás la solución es que se usaran los monitores independientemente, pero no se si Apple llegará a configurar esto alguna vez puesto que ya Lion tenía el problema y Mountain Lion sigue igual.

En resumen.

Para mi, obviando el tema del precio, el MacBook Pro Retina Display de 15" es el mejor Mac actualmente... veremos que presentan el día 12 de septiembre, pero de momento digo, tengo el mejor Mac.

El vídeo del desembalaje.

Si, un poco tarde publicarlo desde pues de 15 días de uso, pero ahí está para deleite de los más geeks entre nosotros. Espero que lo disfruten.



Seguiremos informando.
Publicar un comentario