lunes, 5 de septiembre de 2011

De vuelta de vacaciones

Como veis en agosto he publicado poco, exactamente, tres entradas y fueron antes de irme de vacaciones. Tenía que descansar. Ha sido un año intenso (¿tu no mides los años de vacaciones a vacaciones?). Principalmente por problemas laborales, ¿quien no los tiene con la que está cayendo?, pero además es que este año he hecho muchas pruebas de equipos, el curso de scratch y muchas cosas tecnológicas, y estaba cansado, necesitaba desconectar un poco.

¿A qué he dedicado mi tiempo libre?

Me fuí tres semanas a Chipiona en la provincia de Cádiz, en España. Es un sitio donde voy de veraneo desde hace 43 años (y tengo 44 que cumplí el 16 de agosto). Allí mando a la niña según termina el colegio y se tira algo más de dos meses. Vuelve con un acentazo sevillano de lo más gracioso. Si, dije sevillano pese a estar en Cádiz, y es que Chipiona en julio y agosto es un barrio de Sevilla. Sobre todo los fines de semana. Dicen que si eres sevillano y veraneas en Sevilla los sobacos se te ponen morenos también, de tanto saludar con el brazo a los vecinos.

En cualquier caso Chipiona nunca pareció muy interesada en el turismo. Una señora que conozco de hace años en la playa me dijo una gran frase: "Chipiona, las tres P, playa, paseos y pipas". La verdad es que la oferta turística termina ahí.

Cuando era pequeño llegó a haber cuatro cines (mi padre dice que cinco, pero uno de ellos no lo recuerdo pues lo cerraron de muy niño). Tres de ellos de verano (Gran Cinema, Hermanos Calatrava y Hermanos Alvarez Quintero) donde al aire libre podías ver películas comiendo pipas o fumando según edad. El cuarto era el Cine Principal y era cerrado con su aire acondicionado. Ahora todo está cerrado y si quieres ir al cine has de ir a Rota (8 km), Jerez (31 km) o Puerto de Santa María (28 km).

Cuando era joven y empecé a buscar otras cosas distintas del cine tenían en Chipiona 4 o 5 discotecas, había más seguro. Estaban el Boguie 1 y el Boguie 2. Mi primer conocimiento del concepto franquicia. El Jai Alai, donde iba el pijerío. Y por ultimo una con el hilarante nombre de Mohama Paladium (mohama o mojama es una especie de pescado seco, generalmente atún, que se come de aperitivo, como la cecina pero no de carne, de pescado). En fin, ahora todas cerradas. La gente joven se va a algún sitio nuevo pero que son locales de copas y poco más, o se va a Rota que tiene mucha más marcha.

Vale, entonces, ¿qué haces en Chipiona? Pues... las tres P, playa, paseos y pipas.

Bueno hace ya tres años apunté a la cría a cursos de vela ligera en la Escuela Municipal de Vela. Mucho nombre para dos galpones en el puerto y unos cuantos barcos bastante machacados. Pero la verdad es que la gente de la escuela le ponen mucha pasión por enseñar a los niños. Allí mi Susana con su Optimist me lo pasa genial. Un año yo piqué con clases de windsurf y este me apunté a navegar en Snipe. Yo ya navegué algo en pantano en Raqueros y Vaurian, pero el Snipe tiene la ventaja de tener la botavara bien alta por lo que es muy cómodo para navegar si estas un poco fuera de forma. Los días que no encontraba proel salía solo en un Estel de la marca Roga.

La vela ligera es entretenida. La verdad es que es la típica cosa que si la pruebas repites, y para los niños es muy interesante, pues les dá mucha autonomía. Imaginen con 6 o 7 años que le meten en un barco de vela y hala al mar. Pues los críos alucinan de que les dejen "conducir", claro.

Este año tube un pequeño percance cuando iba de proel con mi hija a la caña del Snipe un día que salimos juntos. Nos comimos una roca sumergida y salí de cabeza contra el mástil. ¿Lo peor? El susto de mi hija, mi cabeza y como quedó el barco, pero lo peor peor fue que hay vídeo.



Nada grave, ya lo he dicho.

¿Y de tecnología? Pues poco que reseñar. He usado bastante la Blackberry Playbook y sigue pareciéndome un tablet con un sistema operativo impresionante. El hecho de no tener acceso 3G en él hace que me reafirme en mi aseveración de que en España si te compras un tablet tiene que tener acceso 3G pues no hay prácticamente accesos Wifi libres por ahí. Pero el QNX, el sistema operativo de la Playbook, me sigue pareciendo insuperable. Así que lo sigo usando en vez de mi iPad2 (que ahora lo usa mi hija y mi mujer) a la espera de que saquen más software y la esperada versión 2.0 del QNX que vendrá con mejoras importantes como el cliente de correo y calendario que no dependan del BIS/BES y el entorno de ejecución de aplicaciones Android.

¿Teléfono? Sigo con mi Samsung Galaxy S-II y encantado. La cantidad de software que hay es muy interesante. El problema sigue siendo la batería. Dura algo menos de 24 horas con uso normal/intenso. El problema es que de pronto un día algo se queda enganchado y la batería se descarga en cuestión de horas. Por ejemplo. La noche antes de volver a Madrid lo cargué. A las 23.00 ya estaba al 100% y lo desconecté de la red. Pues no se que pasó que a las 8.00 cuando me levanté al teléfono le quedaba un 17% de batería. En 9 horas se comió la batería. Miré el uso de la batería y se había consumido por 8 horas y pico de CPU (sin parar pues) tomadas por el propio Android.

Y cuando no es el propio Android es algún programa. Por ejemplo AroudMe tiene una tendencia importante a quedarse de fondo pese a cerrarlo consumiendo y haciendo no se que... bueno si, comiéndose la bateria.

En fin, afortunadamente le pasa poco, y cuando le pasa un apagar y volver a encender suele solucionarlo. Entonces, ¿por qué sigo usándolo? Por las ventajas. De entrada tengo Flash por lo que puedo acceder a prácticamente todas las webs que me gustan y no podía usar al 100% con el iPad o con el iPhone. Además puedo recibir y enviar música, fotos y vídeos sin problemas. Puedo compartir cosas por Bluetooth. Puedo tener una sola vez los archivos en el equipo y usarlos desde todas las aplicaciones que quiera. Puedo llegar a casa de alguien y conectarlo con un cable estándar USB-microUSB al PC y pasarle lo que quiera sin necesidad de iTunes y programas similares.

Así que sigo usando el S2 pese a sus problemas de batería por las carencias del iOS.

En fin, hasta aquí mi post de vuelta de vacaciones. Sigo en realidad de vacaciones hasta que me incorpore el día 12... si es que tengo donde incorporarme, que esa es otra historia del verano, pero estando en Madrid ya no considero estar realmente de vacaciones pues suelo tomarme estos días en septiembre para hacer cosas pendientes como ITVs, mermelada de moras, contactar con gente para temas tecnológicos, preparar la vuelta al cole de la cría, etc, etc... eso no son vacaciones.




Publicar un comentario