domingo, 3 de marzo de 2013

Windows Phone 8... ¡¿en serio?!

En otro día en mi artículo sobre mi vuelta a la actividad 2.0 comentaba que había echo un gran cambio en mis gadgets. El teléfono. Esto es lo que dije:
Hoy he recibido mi nuevo smartphone que tiene un sistema operativo nuevo. Es una apuesta arriesgada pues hay pocos usuarios y pocas aplicaciones. Es volver al lado oscuro y no, no me refiero a Apple. No daré más pistas. Mi próximo vídeo en Youtube será el "unpackaging" y ahí saldréis de dudas.
Aunque ya en varias redes sociales lo he comentado el cambio es a Microsoft Windows Phone 8 y el teléfono es el Samsung ATIV S (cuyo vídeo de desembalaje os incluyo al final).



Windows Phone 8 (WP8)... ¡¡¿¿En serio??!! Cuando publiqué sobre esto ayer en wintablet.info en este artículo muchos de los comentarios y muchos en las redes sociales fueron que les pareció un movimiento extraño.

Mis inicios con los smartphones empezaron con el Nokia 9100 y su Symbian con esteroides (en realidad llevaba por debajo MS-DOS (una versión libre, creo). Luego pasé al mundo Palm OS con mis adorados Treo 280 y Treo 600. Entonces tuve mi primer contacto con Microsoft y su por entonces Windows Mobile en una serie de aparatos que culminaron con el HTC X7500 y su pantalla de 5" de la cual entonces todos se reían por ser "enorme" (ahora ya estamos viendo las pantallas de 5.5" en algún teléfono). De ahí pasé al mundo Apple y su iOS con el iPhone 3, 3GS y 4 en rápida sucesión. Luego tome la decisión de disfrutar del robot verde de Android con otra serie de equipos de los cuales el último ha sido el Samsung Galaxy Note (el original no el Note 2).

Paralelamente he disfrutado de varios smartphones de RIM/Balckberry por motivos laborales.

Esa cadena de cambios apuntaban a que tenía que cambiar. Las opciones más probables eran dos. O ir a Blackberry con su alucinante nuevo sistema operativo y su Blackberry Z10 o ir a Windows Phone 8 en alguno de sus equipos.

El actual sistema operativo de Blackberry ya lo probé en un buen aperitivo que fue el Playbook 2.0 del que ha heredado prácticamente todo. Eso me dejaba solo con Windows Phone 8 como alternativa.

No soy un radical. No me da el impulso y me cambio. Llevo meses estudiando este cambio y muchos han sido los factores que han ido acumulando hasta realizar ese cambio.

  • Probar Windows 8 ha sido uno de los factores decisivos. Como buen "switcher" he sido capaz de adaptarme rápido a su forma de trabajar y ahora me he encontrado a veces prefiriendo usar el Internet Explorer 10 de ModernUI para navegar que el Chrome y el Safari en mi Mac (pero shhhh no lo contéis por ahí).
  • Ver los atractivos teléfonos que Nokia ha ido sacando y el compromiso de la marca finlandesa con ese sistema operativo. Eso me dió la seguridad de que está aquí para quedarse.
  • Leer sobre los internos del sistema operativo. Si el WP7 se basaba en Windows CE como ya en su día hizo Windows Mobile, el WP8 se basa en el kernel de Windows 8 y comparte parte de su core interno. Yo creo que uno de los errores que ha cometido Microsoft es que al pasar de WP7 a WP8 no cambiaron el nombre del producto y el usuario no entendió porque el nuevo teléfono con WP7 que tenían era incompatible con WP8. Ellos todo lo que veían es que el sistema operativo se parecía y no entiende de las interioridades del producto.
  • La queja más común sobre Windows Phone 8 es la carencia de software. Es una carencia heredada de WP7. Pero yo he entrado desde hace tiempo periódicamente en la web de la tienda de aplicaciones y he podido comprobar que poco a poco han ido saliendo todas las aplicaciones que uso en el día a día de mi móvil. Recomiendo visitar ese enlace para comprobar que hay muchas aplicaciones idénticas a las de Android o iOS y del mismo desarrollador.
Con todos esto motivos a favor no queda otra decisión que tomar que cual teléfono elegir. Dos eran los candidatos. Por un lado el impresionante diseño del Nokia Lumia 920 y de otro el funcional Samsung ATIV S. Pese a lo que hice al pasar al mundo Apple donde el diseño pesó bastante, esta vez opté por la funcionalidad. Veamos un poco en profundidad ambos equipos.


El Nokia Lumia 920 no es sino el teléfono top de gama de la larga ya lista de teléfonos smartphone que ha ido sacando Nokia bien con WP7 o con WP8. Es un teléfono donde ha primado el cuidado diseño frente a otros parámetros como el peso o el grosor.

Pero no solo este cuidado diseño son bazas para comprarlo. Tiene la mejor cámara de fotos montada un smartphone actualmente. Con un gran sistema de estabilización y con mejoras que tardaremos en ver en otros equipos. Pero además y gracias a la apuesta de Nokia en Windows Phone 8 tenemos que han creado varias aplicaciones aprovechando de la cartografía de Navteq . Así nos encontramos con el alucinante HERE (antes Nokia) Transit donde podremos obtener información de como usando el transporte público ir del punto A al B sin problemas. O el necesario HERE Drive (aun en beta pero 100% funcional) que nos da instrucciones giro a giro por voz mientras conducimos y que tiene la ventaja sobre Google Navigation de que podemos circular con total tranquilidad sin tener cobertura 3G puesto que los mapas los descargamos en la Wifi de casa y quedan almacenados en el teléfono. Tambien tenemos HERE Maps que es el equivalente de Nokia al Google Maps.

El diseño y estos programas eran las bazas que más me pesaban a favor de este equipo. La cámara no tanto.

Pero con mis visitas a la tienda de aplicaciones de WP8 me di cuenta de que Nokia había liberado sus aplicaciones para el resto de los teléfonos. De ahí el cambio de nombre de Nokia Drive a HERE Drive por ejemplo.

Con eso en mente tenemos al concursante número dos, el funcional Samsung ATIV S.



El diseño de este equipo es claramente menos revolucionario. Es prácticamente idéntico al Galaxy S3 de la misma marca solo que las esquinas son menos redondeadas que en el S3, un poco más cuadradas como en el "antiguo" S2. De altura y de ancho y grosor es casi idéntico al S3.

Dos eran las bazas de hardware a favor de este equipo. La primera es su pantalla Super AMOLED de 4.8" que es la pantalla más grande donde actualmente se ejecuta WP8. La segunda es que cuenta con un slot para tarjetas micro SD. Si bien el Nokia Lumia 920 cuenta con 32 GB de memoria interna y este ATIV S (el modelo vendido en Europa) solo cuenta con 16 GB, el hecho de contar con este slot para tarjetas micro SD hace que el ganador en temas de almacenamiento sea el equipo de Samsung.

Si a estos dos factores sumamos el hecho de una especie de fidelidad a la marca Samsung que se ha ido creando en mí gracias a las sucesivas apariciones de productos muy interesantes y de los que disfruto y he disfrutado, además de que como ya he comentado las aplicaciones que antes hacían exclusivo al Nokia fueron liberadas para todos los dispositivos de otras marcas. Se que la última versión siempre estará antes para Nokia, pero me vale con tener disponibles las aplicaciones.

Hay otro minipunto a favor (en mi caso) del ATIV S que es que está disponible el programa ChatON de Samsung y tengo mucha gente a mi alrededor con equipos Samsung usando ese programa de mensajería instantánea.

Con todo esto la decisión estaba tomada, pero es que además, en Expansys al menos, el ATIV S es casi 140 euros más barato que el Lumia 920.

Y ya que hablamos de software comentaré de los programas que tenía en mi Note y que he instalado en el nuevo ATIV S.

Programas que he instalado desde la tienda de aplicaciones y que usaba ya en el Note. Y digo programas que son el mismo y del mismo desarrollador. Ahí va la lista: Facebook, Twitter, ChatON, LINE, Whatsapp, Evernote, OneNote, Foursquare, Box.net, Skydrive, Skype, IMDB, Photobucket, BBVA, Dictionary.com, Apalabrados, Angry Birds (tienen todos pero a 0,99 Euros, en Android son gratis), Kindle (el de Amazon) y hasta Bittorrent.

En WP8 además tengo Office que al ser de Microsoft va bastante mejor que el Polaris Office que usaba en el Note.

Hecho de menos Aldiko, mi adorado lector de ePubs, y TicketMaster para realizar mis compras de entradas de cine y eventos, aunque siempre puedo acceder a su página web gracias a lo estándar que es el Internet Explorer del teléfono. El mismo truco sirve para acceder a Dropbox y a Google Drive de las cuales de momento no hay aplicación.

Así que si miro uno al lado del otro mi Note y mi ATIV S veo que tengo todas (+90%) las aplicaciones que yo uso. Es mi caso particular.

Otras que no encontramos son todas las de Google. Como ya hizo en su día con el iPhone, Google no ha sacado sus aplicaciones para WP8. En el caso de Apple luego recularon en parte seguramente debido al volumen de iPhones vendidos. Espero que en el caso de Microsoft y aun teniendo en cuenta que de momento WP8 no es un "best seller" rectifiquen esa decisión.

De momento tengo todas las aplicaciones de Microsoft (o Nokia) que suplen a las de Google. Por ejemplo la combinación de Google Goggles (buscador visual), Google Translador y el buscador de Google se suplen no solo perfectamente sino que se mejoran con Bing. Es más Bing añade el escaneo de códigos QR cosa que no hace ninguna de las aplicaciones de Google.

En cuanto al Google Navigation y Google Maps ya digo que son sustituidas sin problemas por HERE Drive y HERE Mapas. Google Places por su parte es sustituida por Nokia Pulse y por el propio Bing. Encima HERE Drive tiene mapas off-line lo cual es un claro plus.

Y ya que digo Plus, una carencia es Google+. No hay aplicación, pero puedo entrar en la página web y dado que recibo las notificaciones por email no hay problema.

Otras aplicaciones pueden sustituirse por otras similares. Por ejemplo Gtalk no existe para WP8 (por ser de Google) pero si tenemos IM+ que sirve de agregador de un montón de servicios de mensajería instantánea y que incluye acceso a GTalk. Lo mismo ocurre con la aplicación oficial del DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) pues hay aplicaciones no oficiales para acceder, cosa que también pasa con Dropbox para el que hay clientes de terceros bastante buenos.

¿Así que donde deja todo esto la mencionada carencia de software de Windows Phone 8? En que no es tal. OK OK, no tengo el Candy Crush SAGA y deberé seguir jugándolo en el tablet. XDDD

En resumen, pasad por la web de la tienda de aplicaciones de WP8 y buscad vosotros mismos y veréis que esa carencia es cada día menos verdad. El problema es que muchas opiniones están ancladas en la travesía del desierto que ha sido WP7, pero insisto que WP8 solo tiene que ver con WP7 en parte en el uso de las teselas (¿mosaico?) y poco más.

Y que conste que los desarrolladores no se están limitando a realizar refritos de las aplicaciones iOS o Android al WP8. Si vemos algunas aplicaciones en ambos sistemas vemos que las aplicaciones WP8 simplemente brillan al lado de sus sosas contrapartes de Android o iOS.

Foursquare en Android tiene este soso aspecto en su última versión:


Y en WP8 mirad la diferencia:

Lo mismo pasa con otras. Por ejemplo esto es el soso IMDB en Android:


Y su versión para Windows Phone:


Podéis hacer click en las imágenes para verlas más en detalle. No hay color (sobretodo en las de Android).

Para los que os preocupa la migración de vuestros queridos datos desde Android a WP8 decir que yo la realicé sin problemas. Normalmente tengo mis contactos en Google Contacts, mi calendario es de Google Calendar, mi correo de Gmail y las notas las escribo en Evernote. Durante el proceso de instalación de WP8 simplemente añadiendo mi cuenta de Google aparecieron todos mis contactos, correo y entradas de calendario sin problemas. Por otro lado al contar con Evernote para WP8 mis notas se replicaron sin problemas.

La música, fotos y vídeos los pasé luego usando la microSD que tenía en el Note y que ahora está en el ATIV S. Sencillo, rápido y efectivo.

Por ir concluyendo y después de casi tres días ya de intenso uso del invento ¿qué tal me va el cambio? So far, so good... dicen los anglosajones. Bien hasta ahora. Me gusta WP8. Creo que combina la sencillez de uso y la mega fluidez que tanto valoré en su día de iOS (Apple) con la información en pantalla y la personalización de Android.

El sistema de las teselas con información activa no tiene nada que envidiar a los widgets de Android pero en un equipo con CPU de doble núcleo va todo el sistema operativo más fluido que Android en uno de cuatro núcleos. Alucinante.

Y es sencillo de configurar. Yo no tuve problemas para configurarlo todo sin haber leído ni dos líneas de manual o instrucciones de WP8.


Así que de momento como en esta foto, estoy feliz como un niño con zapatos nuevos. Y creo que voy a ser igual de productivo con este teléfono como lo era con el Note. ¿Echaré de menos su stylus? Seguramente pero aun cuento con el Note 10.1 para ese tipo de actividades.

De todos como hizo Hernán Cortés y para evitar tentaciones de volver voy a quemar todos mis barcos y en breve venderé al mejor postor mi Note... no vaya a ser que flaquee en mi decisión.

Sin más os dejo con el vídeo del desembalaje (20 minutos) donde además del desembalaje veréis lo rápido que importó todos mis contenidos y la fluidez de las aplicaciones. No sin recomendar antes que leáis mi artículo en wintablet.info donde básicamente comento estos mismos temas.


Seguiremos informando.


Publicar un comentario en la entrada