domingo, 12 de diciembre de 2010

De turismo con el Galaxy Tab

El pasado puente de la Constitución me fui a pasar unos días de asueto a Cordoba, convertida en un parque acuático, pero pudimos visitar todos los lugares de interés turístico, eso sí aun hay ropa que no se me ha secado cuatro días después de volver.

Como ordenador de viaje me llevé el Galaxy Tab. La verdad es que la experiencia fue buena.

Como el post es largo y para no petar la página inicial del blog deberás pulsar "Leer resto de la entrada y comentarios" para seguir leyendo si no estás viendo ya la entrada completa.

Orientándonos en coche y andando

Para comenzar lo usé de GPS en el coche. La verdad es que el hecho de que venga con un programa de GPS gratuito como es Google Navigation es todo un punto a favor de este tablet. Para los que no lo conozcan, Google Navigation es un programa que en nada desmerece a cualquiera de los que se venden para otras plataformas. Tiene posibilidades de circular sobre mapas, sobre imágenes satélite, puedes ver en Street View las intersecciones, y además toma la dirección por voz lo cual es muy recomendable si vamos conduciendo.





La pantalla es inmensa, claro, en comparación con la de otros GPS que he usado. Quizás el único inconveniente es que necesitas tener acceso 3G pues el mapa no lo tienes cargado en el equipo, sino que lo descarga en el momento.

En cualquier caso, y aunque pasé por zonas sin cobertura, en ningún momento supuso un problema. Debe ser que descarga un cache o algo, el caso es que funcionó sin problemas.

Dado que aun no he conseguido encontrar accesorios para el Tab no pude cargarlo mientras circulaba así que solo lo usé una media hora en carretera abierta y a la llegada a Cordoba para localizar el hotel, pero funciono perfectamente.

Como soporte usé el mismo universal que uso con el iPhone pero abierto a tope. Casualmente entra y se sujeta perfectamente, aunque ya he visto que Samsung vende uno especial.

Una vez en Cordoba y habiendo salido a dar un paseo después del registro empecé a usar la aplicación Maps para orientaría en la ciudad. Es sencillísimo localizar los monumentos y lugares de interés más importantes, y como tiene la opción brújula para indicaste hacía donde has de ir la localización es aun más sencilla.



Si vamos en coche, la opción brújula no es necesaria. Esta orienta el mapa en la dirección a la que tienes que ir, pero como el coche circula a buena velocidad, la dirección te la marca tu vector de desplazamiento. El problema es cuando usamos un GPS andando. Dado que no nos movemos rápido el GPS nos muestra el plano, pero no sabemos que dirección hemos de tomar. Supongamos que iniciamos la navegación en el centro de una calle y según el GPS debemos iniciar nuestro paseo en un sentido determinado. Como sabemos hacia donde ir. En un GPS sin brújula andaremos en un sentido hasta que veamos que el indicador en el GPS se desplaza y veremos si vamos en el sentido adecuado. Esto puede suponer desplazarse hasta diez metros en un sentido antes de darnos cuenta de que vamos en el sentido contrario y tener que darnos la vuelta. Con la brújula, simplemente activándola dentro de Google Maps, el mapa se orientará según estemos mirando y simplemente girando sobre nosotros mismos iniciaremos el paseo hacia donde debemos.

Un problema del Android es la presencia de Maps y Navigation en el mismo equipo. Ambas aplicaciones se pisan y el propio equipo salta de una a otra constantemente sin que te enteres, pero al ser los interfaces de usuario distintos a veces se hace difícil controlarlos. Nunca sabes en que programa estás. Otra cosa que no me gusta en exceso es precisamente el interface de ambos programas. Curiosamente el mismo Google Maps es más fácil usarlo en el iPhone o en el iPad que en el propio Android. En cualquier caso, ojalá existiera Navigation para iOS, nos evitaríamos comprar otros navegadores.

Reservando restaurante

Se acercaba la hora de comer y no tenía nada reservado. Nigún problema, con la opción Places del Google Maps (o esto era en Navigation) busqué los restaurantes cercanos a donde estaba en ese momento. Pero Places no se limita a informarte de la posición del restaurante. Te da toda la información relevante así como algún comentario de otros usuarios. Además me permitió desde la propia aplicación llamar por teléfono para reservar gracias a que el Galaxy Tab puede actuar como teléfono de manos libres. Fue un poco extraño hablar por teléfono en plena calle con manos libres pero hizo su función, eso sí, si ya me miraban al ir con el tablet por la calle, al llamar directamente me hicieron casi corrillo.





Por supuesto una vez localizado y reservado el restaurante el Galaxy Tab me dirigió a él sin problemas. Servicio completo, localización del restaurante, reserva y desplazamiento, todo con el mismo equipo.

Conectado al mundo 2.0

Mientras esperaba los platos me dio tiempo a ver y revisar mi correo electrónico, leer las actualizaciones de Facebook y Twitter, y de paso postear en ambos servicios mis aventuras hasta el momento. Curiosamente alguien leyó las entradas y conocía el restaurante en el que estaba y me recomendó pedir que me enseñaran la bodega, por cierto muy bien surtida y con vinos muy interesantes si te gusta el tema. Esto es el turismo interactivo. Tus contactos te hacen recomendaciones en tiempo real. El mundo 2.0.

Visitando los monumentos

Antes de irnos de viaje traté de obtener, gratis claro, alguna guía sobre la ciudad y los sitios de interés. Lamentablemente gratis encontré poca cosa. Eso si me bajé un plano con los monumentos a visitar. El hecho, en cualquier caso, de no encontrar una guía en PDF no supuso ningún problema como veremos.

Wikipedia es la guía turística definitiva. Cada vez que entraba en un monumento, sacaba el Galaxy Tab y gracias a su conectividad 3G accedía a Internet y buscaba en Wikipedia el monumento en cuestión, por ejemplo la Mezquita y Catedral de Córdoba, y leía el artículo a modo de guía turística. Siempre es más interesante ver un monumento sabiendo que estamos viendo. ¿Sabían que el mihrab de la mezquita no se orientó hacia La Meca como es preceptivo sino hacia el sur por deseo expreso del califa que la mandó construir?



En cualquier caso existe una versión, de pago claro, de las archiconocidas guías Lonely Planet en formato PDF, pero yo sinceramente les recomiendo Wikipedia como guía de viajes. Gratis y útil y sobretodo muy 2.0.

Form-factor y vs iPad y... vs iPhone

El tamaño y peso del Galaxy Tab es ideal para ser usado como guía de viaje. Su tamaño es como el de un libro de bolsillo. Yo lo llevé en todo momento a mano en el bolsillo interior de mi Barbour o en uno de los exteriores, de modo que tardaba un segundo en sacarlo y poder usarlo. Aunque todo esto que llevo comentado es posible hacerlo con el iPad e incluso algunas de las cosas de un modo más cómodo por tener la pantalla más grande, su tamaño lo hace poco útil como guía de viaje. El iPad deberías llevarlo en una mochila o bolso lo que hace que sacarlo para consultarlo sea molesto y poco funcional.



En realidad el tamaño del Galaxy Tab es grande para algunas situaciones.

Como ya he comentado en la entradilla, la provincia de Córdoba se convirtió en un parque acuático en los días en los que estuve visitando la capital. Llovió a mares, literalmente, todos los días que estuve allí. Eso hizo que cuando me desplazaba por la ciudad usando el GPS el Galaxy Tab era molesto pues era difícil usarlo mientras estaba debajo del paraguas y constantemente se mojaba. Por el contrario, el iPhone, con el mismo programa Google Maps, era más fácil evitar que no se mojara mientras me orientaba por la ciudad.

Todo hay que decirlo, el Galaxy Tab se mostró resistente al agua. A ver, no es sumergible, pero se mojó dentro del bolsillo exterior de la gabardina y se mojó por condensación en el bolsillo interior. ¿He mencionado que pese a llover a cántaros hacía calor? Me recordaba a Bangkok por momentos. Por eso se condensó bastante agua sobre la superficie del Galaxy Tab a parte de mojaras directamente por la lluvia. Ojo, no es sumergible, pero resistió el aguacero.

En situaciones donde no podemos llevar algo muy aparatoso en las manos mientras andamos, el iPhone o cualquier smartphone seguramente le resulte más útil y discreto. Hay zonas del mundo en las que preferiría perderme por no tener GPS que sacar el Tab, tan visible, y exponerme a un tirón o a un asalto. El caso del mal tiempo es otro ejemplo.

Otras aplicaciones que usé

El los momentos en los que pasé en el hotel, más de los deseados por la climatología, utilicé otras aplicaciones. Sobre todo el lector de ebooks que no tiene nada que envidiar al de iPad aunque es menos espectacular. Yo uso Aldiko gracias a la recomendación de otro usuario pues el que viene en el Tab de Movistar funciona bastante mal. Estuve leyendo "El retrato de Dorian Grey" de Oscar Wilde.



Otra sorpresa fue la salida al Android Market y gratis de la versión Seasons de Angry Birds para Android que me ayudó a pasar los ratos muertos.

iMDB, Youtube y los ya mencionados programa de email y browser de Internet ayudaron bastante.

Cámara de fotos y vídeo

Viajando con un Galaxy Tab la tentación de usarlo como cámara de fotos y vídeos es grande, pero a las primeras fotos se nos sacará esa idea de la cabeza. La cámara del Tab es bastante deficiente. No solo por los pocos megapixels sino que la óptica y el funcionamiento en general. Esto se nota especialmente cuando las condiciones son malas, como fue el caso de mi viaje. Con buena luz todas las cámaras funcionan; es en condiciones de poca luz donde se hecha en falta una buena cámara.



Pero ese no es el único problema con el Galaxy Tab en los viajes. Dado que la cámara no es buena precisarás una cámara y sería estupendo poder conectarla a tu tablet para, por un lado, poder pasar las fotos al tablet y verlas a lo grande y comprobar como salieron, o para subirías a Internet a tu cuenta de PhotoBucket o Flickr, o simplemente para almacenarías y liberar la memoria de la cámara. Pero lamentablemente esto nones posible con el Tab. En el caso de mi iPad tengo el Camera Kit y puedo o bien sacar la tarjeta SD de la cámara y meterla en el iPad o bien conectar directamente la cámara al iPad para pasar las fotos. Nada de esto es posible con el Tab. El tablet trae lector de tarjetas microSD, pero la mayoría de las cámaras usa SD. Una solución es ir con una microSD y meterla en un adaptador a SD para usarla en la cámara, pero si ya tienes tu SD de 4 GB para la cámara no querrás cambiarla.

Al final el Camera Kit del iPad, a falta de spot SD en el tablet, es una gran idea. Lamentablemente el Galaxy Tab no tiene nada parecido y presentan pues los mismos problemas de conectividad que se le techaron tanto en cara al iPad.

En este punto el Galaxy Tab cae en funcionalidad por debajo del iPad o al menos al mismo nivel. Aunque tiene cámara de fotos, esta no es funcional realmente, y al carecer de conectividad con las cámaras hace que sea poco útil en estos menesteres cuando estamos de viaje.

Resumen y conclusiones

Usando el Galaxy Tab como guía de turismo gracias a su acceso a Internet para usar Wikipedia, sus aplicaciones Google Maps y Google Navigation, y sobretodo gracias a su tamaño y potabilidad es una delicia.

El punto negativo es la calidad de la cámara de fotos y la carencia de conectividad con la cámara de fotos al carecer de spot SD o puerto USB. A ese respecto el iPad con su Camera Kit es superior.

La pregunta del millón es si aporta algo al respecto de usar como guía un smartphone. Todo lo comentado en este artículo ya lo había hecho con el iPhone 4. Este equipo de hecho es superior al Galaxy Tab en varios aspectos tales como la cámara de fotos, la potencia de la señal del GPS y el tamaño y peso. Pero es innegable que el formato del tamaño de un libro de bolsillo del Galaxy Tab y su pantalla son puntos interesantísimos. Así que si el mayor tamaño no importa el Tab le dará grandes resultados como guía de viaje.

Esperemos que Samsung saque algún accesorio para conectar la cámara de fotos pues en ese caso el Galaxy Tab será el mejor equipo para ser usado en nuestros viajes.

Publicar un comentario en la entrada