domingo, 26 de diciembre de 2010

SeriesYonkis lo crearon las distribuidoras

Este artículo será bastante impopular. No les va a gustar a los autores. No les va a gustar a los que tienen webs de enlaces de descarga. No les va a gustar a los editores y distribuidores. Así que con esta perspectiva si le gusta a alguien estaré de suerte.

La llamada "Ley Sinde" ha sido tumbada, de momento, en el Congreso de los Diputados. Buenas noticias, la presunción de inocencia y las garantías judiciales siguen presentes en este país, de momento.

Pero la gran pregunta es si hace falta una "Ley Sinde". Desde el punto de vista de los autores (algunos) y de los distribuidores (todos) si que hace falta. Hay páginas webs que ofrecen listados de enlaces de descargas y se lucran con ello. OK, los enlaces de descarga no son el contenido ilegal, solo dicen donde está el contenido ilegal, pero es evidente que sin esas páginas el trasiego de descargas ilegales sería una fracción de lo que es ahora. Y el lucro está más que demostrado. No hablo del llamado lucro cesante que usan las distribuidoras para perseguir a estas webs. No, me refiero al lucro puro y duro, a ingresos demostrables y legales llegados por la publicidad.

El blogger Ignacio Escolar en este corto pero interesante artículo ha calculado por encima los beneficios mensuales de la famosa página SeriesYonkies montadas por dos estudiantes españoles. Les invito a ir a leer el artículo, pero ya les anticipo que ganan al mes bastante más que usted o yo trabajando en nuestros respectivos tajos. Estamos hablando de publicidad puesta en una de las 20 páginas más visitadas de España con 9 millones de usuarios únicos. Insisto, lean el artículo.

Entonces una ley así ¿hace falta? Parece que si. Hay gente lucrándose con el trabajo de otros. Pero... ¿quien es el culpable?

La respuesta no es otra que la víctima. Me temo que en este caso es así. Pongamos algunos ejemplos para entender el origen del problema.

Apple TV. Producto que salió al mercado en EEUU en 2006 y que se ha vendido como rosquillas. El producto permite ver películas y escuchar música ya sea por streaming desde nuestro Mac o alquilando o comprándola y almacenándola en su disco duro. Vamos el Blockbuster en casa y a unos precios más que razonables. Pero... pero los que se decidieron por adquirir el producto cuando salió en España allá para 2008, creo recordar, se encontraron con una sorpresita. El Apple TV en España no permitía ni el alquiler ni la compra de películas ni series.

Apple iTunes. Más de lo mismo. El iTunes en España hasta hace dos días estaba capado, en el sentido de que en EEUU puedes alquilar películas, comprarlas y sobre todo alquilar series de TV. En EEUU mueve un montón de dinero al año. Aquí no. Aquí no se puede ni alquilar ni comprar películas (hasta hace ni un mes).

Windows 7. En EEUU el Windows7 viene con Windows Media Center; un programa que permite servir de centro de entretenimiento del hogar puesto que no solo recopila nuestros vídeos y música de nuestro ordenador, sino que además permite alquilar películas y series. ¿Averiguan que? Efectivamente, en España el Windows Media Center de Windows7 viene capado y no es posible realizar estos alquileres.

La PS3 y la XBOX 360. Dos supermegaconsolas que entre sus características en EEUU está el permitir alquilar series y películas desde la misma consola. Ya saben lo que sigue... en España esta facilidad solo ha comenzado a aparecer en el último mes y de forma muy reducida y con títulos muy muy residuales.

Netflix. Es un servicio de gran éxito en EEUU pues permite el alquiler de películas y series por una cantidad fija al mes de 7.99 dólares. Tarifa plana de alquiler por menos de 8 dólares al mes. Impresionante. Pese a varios intentos jamás ha podido establecerse en España ni ese servicio ni otros similares.

Hmmm... ¿y cual es el motivo de que gigantes de la distribución de contenidos culturales como Netflix, Apple o Microsoft, no puedan hacer su trabajo en España? La industria. Esos llorones que quizás tengan razón al quejarse de webs como SeriesYonkis si no fuese porque esas webs existen precisamente por su culpa. ¿Por qué no hay sitios legales de alquiler de películas y series online en España? Simple y llanamente porque las distribuidoras en España quieren hacer el negocio con el primer alquiler y no quieren negociar precios competitivos. Ellos quieren el negocio para ellos mismos. Si pueden vender DVDs por 20 euros ¿por que venderlos por 2 o 3 euros online?

Son las distribuidoras las que han frenado la entrada de estos servicios. No es sino ya en el último mes cuando han empezado a firmar acuerdos muy residuales con este tipo de empresas para comenzar a distribuir online. Pero el daño ya está hecho. ¿Para que voy a comprar o alquilar si sitios como SeriesYonkis lo dan gratis?

Pero ahora no lloren. Esas webs las han creado ustedes señores de la industria con su cerrazón.

¿Y los autores? Por Dios. Los autores de todo esto ven dos perras. Algunos no cobran por derechos de autor ni para pagar las cuotas a la SGAE.

En general, si nos referimos a la música, la mayoría de los autores salen beneficiados con la piratería, como lo salen por la emisión de sus músicas por la radio, se populariza y luego en los conciertos es donde sacan dinero. De los discos solo hay cuatro autores que vivan en este país. Suelen ser los que más lloran y promueven leyes tipo "la Sinde". Y luego están los cantamañanas que les siguen sin realmente ganar dinero con los discos. Al final va a ser la culpa de la piratería que El Rey del Pollo Frito no venda discos. ¡Qué imaginación!

En cuanto a las películas. Los únicos que pierden son las "mayors" norteamericanas, si es que pierden. ¿De verdad de la buena de la superior creen que el cine español pierde dinero por las descargas? Por favor, si alguien conoce a alguien que sea tan freaky como para descargarse películas españolas desde Internet, me pongan en contacto con él. Quiero escribir un artículo sobre fenómenos de feria. La final las películas descargadas lo son por dos motivos. 1) No voy a ver la película porque no me merece pagar 10 euros por ese truño así que un día que estoy aburrido voy y me la descargo para verla de cualquier modo y 2) me gustó esa película cuando fui al cine a verla y la quiero volver a ver, aunque desde luego no voy a ir al cine dos veces a ver la misma película. En ninguno de los dos casos hay lucro cesante para la industria. No voy a ir a ver esa película o no voy a verla dos veces. En un caso no voy a hacer taquilla y en el otro ya la hice.

En el único caso en el que veo que los autores si que resultan totalmente dañados es en la copia de libros. El auge de los lectores de ebooks ha popularizado las descargas ilegales de libros como novelas. Al final un autor de novelas tiene su único ingreso (sobretodo si es novato) en el volumen de libros que venda, y los ebooks ilegales son torpedos en la línea de flotación. Pero aun así ¿quien tiene la culpa? Visiten por favor las librerías en Internet que venden libros en papel y en formato ebook. Hay varias y famosas. Y verán que si un best-seller en pasta dura cuesta 20 euros, la versión electrónica la venden por 16 o 17 euros. ¿Por qué? ¿No hay ahorro en no tener que editarlo en papel? Nos están llamando idiotas a todos.

En resumen. Detesto como concepto en general que alguien se lucre con el trabajo de otra persona, pero no busquemos al culpable de la situación entre las páginas webs de enlaces, no, esos monstruos los han creado los mismo que ahora pretenden suspender la Constitución y las garantías judiciales en su beneficio. Han sido las distribuidoras y los editores quienes han creado un monstruo en España, y ahora pretenden hacerse las víctimas.

Como dice Ignacio Escolar, en EEUU entre las 20 páginas más visitadas no hay ninguna de las características de SeriresYonkis (páginas de enlaces de descarga ilegal) pero si que está Netflix que es una empresa que ya cotiza en el Nasdaq.

O como decimos en el mus... "ahí al lado hay un cuartito para ir a llorar".
Publicar un comentario en la entrada