miércoles, 29 de junio de 2011

Probando tablets en FNAC

Primero de todo pedir disculpas porque ha pasado más de una semana sin que haya escrito nada. Problemas en el trabajo más que me quedé cuatro días de Rodriguez en los que tuve una sobredosis de Playstation 3 han sido los causantes.

Precisamente en uno de esos días de Rodriguez me acerqué a la tienda FNAC de la zona de Callao en Madrid y pude probar varios de los tablets actuales. No sabía que los tenían disponibles.

Lo primero de todo decir que tienen zona con tablets en dos sitios. Por un lado en la planta -1 donde tienen el de Apple y varios de Android y por otro lado en la planta 1 donde no tienen el de Apple pero tienen los de Android, alguno con Windows y el Playbook.

Os cuento uno por uno los que probé y os voy diciendo que me parecieron en una corta primera impresión.

Acer Iconia W500

Un tablet... tabletPC pues tiene sistema operativo Windows 7. De este equipo me sorprendió sobre todo la impresión de usar Windows 7 en un equipo tan ligero. El tamaño del Iconia W500 es como el de los tres tablets Android más famosos, el Galaxy Tab 10.1, el Asus EEE Transformer y el Motorola Xoom.

Yo estaba acostumbrado a asociar Windows 7 con tablets más pesados y la verdad es que utilizar Windows 7 en un tablet con el peso y tamaños actuales me impactó. Pero...

Pero, si, hay un pero. Windows 7 no está diseñado para ser usado con el dedo. Constantemente al abrir un programa (click en Inicio, Programas) intentaba subconscientemente hacer el gesto de pinza para ampliar el tamaño del menu y poder hacer click fácilmente. Un absurdo, pues no funciona, pero indica el problema: la mayoría de las pantallas de las aplicaciones de Windows y su entorno operativo no están diseñadas para ser usadas con el dedo.

El teclado flotante de Windows 7 es algo más que insatisfactorio, también, a la hora de ser usado con la mano. Teclas demasiado pequeñas y en general el sistema de corrección y la respuesta general es malísimo una vez te has acostumbrado al de HoneyComb o al de iOS.

Conclusión. Un gran hardware en un pequeñísimo tamaño muy cómodo de usar, pero Microsoft necesita YA (necesitaba hace dos años en realidad) haber diseñado un sistema operativo pensado en estos nuevos dispositivos que se usan con el dedo.

Asus EEE Pad Transformer

Impresionante equipo. Es de los que más me llamó la atención, y eso que no pude probar como iba el HoneyComb en él pues casi todos los equipos con Android, aparecían bloqueados con la pantalla del patrón de dibujo típico de Android. Cuando pregunté a los vendedores me dijeron que los críos (literal) se dedican a bloquear los equipos Android, y ellos los resetean a bajo nivel todas las mañanas para que puedan volver a ser usados. Siempre me ha parecido curioso el hecho de que la estupidez humana es infinita y el Universo no lo sea.

En cualquier caso es Honeycomb el sistema operativo y ya lo probé a fondo en su día en el Galaxy Tab 10.1.

El Transformer me llamó la atención por su tacto. Es muy fino, 12.98 mm, y aunque es algo más grueso que el GT 10.1 V (10.9 mm) y pesa 80 gramos más (680 vs 600) la realidad es que la sensación es de ligereza y de ser más fino. Tiene además un diseño algo distinto al Xoom y al GT 10.1 pues los bordes tienden a ser más rectos y finos que en los otros dos. Esto se agradece pues por lo menos hace al equipo distinguible de sus hermanos.

Me gustó el hecho de que cuente con un slot microSD y salida HDMI (mini) en el propio tablet además evidentemente del conector propietario y el sistema de anclaje al teclado que da el apellido a este Transformer. Esto es bueno porque en el GT 10.1 V no tener ningún sistema de almacenamiento extraible es lamentable.

No pude probar el teclado. No lo tenían en exposición, pero en este equipo es muy importante tenerlo. Aporta el toque distintivo, una extensión de batería de las 9 horas del tablet a las 16 horas del conjunto, y aporta un lector de tarjetas SD (no microSD) y dos puertos USB donde podemos conectar discos externos, eso si, precisando para que los "vea" el equipo un reseteo del mismo. Pero vamos eso en android es cuestión de segundos.

La parte de atrás del Transformer es cómoda de agarrar gracias a un diseño geométrico sobre el plástico. Personalmente me gustó más el tacto a goma del Galaxy Tab 10.1 V, pero algunas personas me han dicho que ese tacto resulta pegajoso cuando se calienta el equipo o hace calor. La cámara del Transformer, por contra, me gusta algo menos pues no tiene flash. Como la del iPad2.

Por último decir que esta versión del Transformer no trae aun conexión 3G la cual se hace muy necesaria en España donde la presencia de Wifi abierta es residual.

Motorola Xoom

Pese a ser de todos los mencionados hasta ahora el que probablemente lleva más tiempo en el mercado no había tenido oportunidad hasta este día de ponerle las manos encima.

La primera impresión fue mala. No me dí cuenta que era un Xoom, pues no se distingue frontalmente en nada del Galaxy Tab 10.1 V. Las formas redondeadas frontales son idénticas e incluso encendido (en este si tuve la posibilidad de probar HoneyComb) la pantalla inicial parece idéntica pues Motorola como Samsung no han "customizado" el sistema operativo.

Es relativamente grueso. Poquito más que el Transformer (12.9 vs 12.89) pero el diseño de los bordes hace que no sea tan manejable como el de Asus. Además pesa más 730 gramos contra los 680 del Asus.

Es de agradecer el slot microSD y el mini HDMI con los que cuenta. Esto sumado a que parecen equipos clonados hace que si tengo que elegir entre el Galaxy Tab 10.1 y el Xoom seguramente elija este último pese al mayor peso.

La parte de atrás del Xoom, al tacto es más parecida al iPad2, esto es lisa. Yo creo que resbala menos que el iPad2 al ser el Xoom de plástico, pero nada que ver con los fiables Transformer y Galaxy Tab 10.1 V.

En cuanto a Honeycomb, la respuesta y forma de funcionar es idéntica a la que experimenté en el vídeo que hice del Galaxy Tab 10.1 V hace unos días. No hay mucho más que mencionar ahí.

Hasta aquí los tablets de 10 pulgadas que probé. Vamos con los de 7 pulgadas.

HTC Flyer

El HTC Flyer es un producto que tenía ganas de tener en las manos. El tamaño es muy parecido al Samsung Galaxy Tab 7" que usé unas semanas y que ahora tiene mi padre. Es ligeramente más grueso 13.2 mm vs 11.98 mm pero en la mano la sensación del Flyer es de más seguridad en el agarre. Ya comenté en su día que la parte trasera del GT 7" parecía diseñada para resbalar. Esa sensación no la tienes con el Flyer.

En un primer contacto el Flyer cuenta con varias ventajas del más experimentado GT 7". De entrada posee un slot MicroSD que el Tab no tiene. Pero además el conector es un Micro USB estándar por lo que no precisamos ir con un cable especial a todos lados como con el Galaxy Tab (o el iPad ya puestos). Hoy en día en prácticamente todos los sitios tenemos un cable micro USB desde que se decidió que ese sería el conector universal para los móviles.

Solo esos dos puntos (microSD y micro USB) ya decantarían la balanza a favor del HTC Flyer, pero además el Flyer cuenta con dos bazas importantes más. Por un lado viene con Android 2.3 frente al 2.2 del Galaxy Tab (aunque dice que ya se puede actualizar), y sobretodo cuenta con el puntero.

No pude probar el puntero pues no lo tenían en exposición, pero podemos ir a Youtube y ver muchos vídeos al respecto, y aunque no podemos usarlo para apuntar en la pantalla y seleccionar aplicaciones y menús, lo cierto es que poder anotar, dibujar y resaltar con él debe ser una delicia.

El Android 2.3 viene además con una capa HTC Sense por encima. Este entorno que usa HTC en sus teléfonos, se ve genial en el Flyer y hace que no tengas la sensación de usar el vetusto Android 2.3.

Blackberry RIM Playbook

Con diferencia al tablet que más tiempo dediqué fue a este. Le tenía ganas, no estaba bloqueado, y como la gente no lo conoce no había cola para usarlo. Aun sigo a la espera de que me pasen uno para probar, pero de este primer contacto saqué bastante jugo.

Cuando hace tiempo probé el Galaxy Tab 7" y ahora con el Flyer comenté que era curioso que los tablets de 7" tendemos a usarlos en vertical y los de 10" en horizontal. A ese respecto el Playbook es distinto. Por el diseño del sistema operativo este tablet de 7" tiendes a usarlo siempre en horizontal, como sus hermanos mayores.

Lo primero que llama la atención es su diseño espartano. Líneas rectas y limpias. Una parte de atrás lisa (resbala menos que el GT 7", cosa fácil) y sin decoraciones. Nada nos atrae excesivamente hacia el equipo.

El peso es similar al del Flyer (425 gramos vs 420 en el HTC) pero el grosor es significativamente menor pues son 10 milímetros frente a los 13.2 del Flyer y los 11.98 del Galaxy Tab 7".

La realidad es que de los tres es el que tiene apariencia de menos robusto, categoría en la que gana por goleada el Flyer.

Pero la parte que quería probar del Playbook era el software. En particular el sistema operativo.

RIM ha optado por un sistema de gestión de la multitarea similar al que va a sacar HP en su Touchpad. Las aplicaciones abiertas se muestran como tarjetas sobre las que vas haciendo scroll en pantalla. Cuando quieres ampliar una para trabajar haces click en ella. Para cerrarla, en el carrusel, simplemente la deslizas fuera de la pantalla por el borde superior. Este sistema de trabajo, es muy muy cómodo e intuitivo, pero el crédito hay que darselo a HP pues el WebOS ya lo usaba en los móviles de Palm y pese a que el Touchpad aun no está en tiendas RIM parece haber copiado este sistema de WebOS.

La sensación en el Playbook al respecto del software es que es escaso. Una falsa sensación pues ya hay bastate software disponible, pero el hecho de que hasta que no lo tienes conectado a una Blackberry no tienen ni calendario no ayuda.

Probé en profundidad el navegador de Internet pese a que en la tienda (FNAC) no había Wifi pública. ¿Como lo hice? La verdad es que en iOS 4.3.3 de mi iPhone funciona genial la opción de hotspot, la he usado muchísimo. Simplemente arranqué el modo hotspot en el iPhone y me llevó segundos conectar el Playbook con él a Internet.

El navegador se mueve muy ligero aun con el Flash activo. Nada que ver con el navegador de Android 2.2 del Galaxy Tab 7". Va rápido y carga las páginas muy bien. Me chocó que no encontré muchas (más bien ninguna) opción de personalización del navegador, pero o bien estaban en otro lado (entorno de Ajustes como en la Blackberry) o simplemente que no lo puedes toquetear.

Evidentemente como lo que venden es experiencia de navegación tipo desktop gracias al Flash me dediqué a ir a todas las páginas Flash que uso. La primera fue al complejo (desde el punto de vista del Flash) SeriesYonkies donde puedes ver series de TV usando Megavideo. El entorno como digo es complicado de usar cuando no estas en un PC. En la PS3 por ejemplo a veces me desespero. Pues bien, en el Playbook va genial (como en el PC) y en pocos segundos estuve viendo un capítulo de "How I Met Your Mother" (serie que recomiendo). El entorno de SeriesYonkis detectó el cliente Flash sin problemas y Megavideo funciona perfecto. Evidentemente con la avalancha de ventanas que se abren con publicidad, que es de lo que vive SeriesYonkis, pero la experiencia de uso es totalmente como en el PC.

La siguiente página que abri fue de juegos, la de MiniClip. Y estuve jugando sin problemas a un juego de un cachalote que va de pesca. Evidentemente los juegos Flash funcionan y van perfectos de velocidad, pero si requieren en su funcionamiento un ratón y no podemos replicar su funcionamiento con el dedo pues tendremos problemas, pero los que funcionan haciendo clicks o deslizando el ratón van de fábula.

La última página que probé fue Grooveshark que es en mi PC y Mac la página para música online de mi elección. Tenía pocas esperanzas en esta porque se por las pruebas que ya hice con el Galaxy Tab que no solo detecta a nivel de UserAgent que navegador usas sino que interroga al cliente Flash para identificar si se entra desde un teléfono, cosa que confundió al Galaxy Tab. Pues bien los peores augurios se cumplieron y si bien no lo detectaba como teléfono, Grooveshark no fue capaz de lanzar el reproductor de música en Flash indicando un críptico error de Flash.

En resumen el navegador es muy bueno y la experiencia es mucho más cercana a la de usar un navegador PC con Flash que en Android 2.x y muy similar a la de Android 3.x aunque funcionan más páginas que en sistema operativo de Google.

En el apartado de software también probé el Documents To Go incluido en el sistema operativo que te permite poder escribir hojas de cálculo Excel y documentos Word. Lo aproveché para probar el teclado virtual.

Ufff... es lo que menos me gustó del Playbook. Como ya he comentado aun no he encontrado un teclado virtual que funcione tan genial como el del iPad, pero este de la Playbook ni siquiera llega al nivel tolerable del de Android 2.x. Las teclas son pequeñas, la sensación es de respuesta lenta y no tienes feedback de la pulsación. Esto es grave en un equipo pensado para escribir mensajes todo el día, aunque a los usuarios de Blackberry acostumbrados a los diminutos teclados físicos de sus smartphones quizás les parezca un placer teclear en un teclado virtual más grande. Recomendación... no pruebe el del iPad porque sino no te parecerá tam buena idea este teclado del Playbook.

Pude probar también la reproducción de vídeo en el propio Playbook. Funciona, y va bien, pero no tenía muchas películas para probar, y la aplicación de Youtube. Esta última me gustó bastante y es fluida e intuitiva.

Probé también el software de la cámara, el lector de libros Kobo y un programa que trae para hacer tarjetones de felicitación con fotos. Pero no hay nada que reseñar.

En resumen. Un tablet que no se justifica su compra si no tienes un teléfono Blackberry. Dicen que eso lo van a solucionar en futuras versiones primero incluyendo un cliente de correo y luego con la versión 3G que según dicen vendrá con la posibilidad de conectarse al servicio de Blackberry sin necesidad de un smartphone. Veremos. Pero a fecha de hoy si no tienes un smartphone de Blackberry no compres la Playbook, así de fácil.

El software quitando la pantalla inicial de selección de aplicaciones abiertas es espartano. No atrae, como no lo hace en realidad el software de los smartphones de la marca. Además presenta carencias graves si no está enlazado con un smartphone de la marca.

Lo mejor a parte del sistema de gestión de las aplicaciones, es el navegador que es de momento el que me ha dado una experiencia más cercana a lo que es navegar desde el PC. Supera a la experiencia de cualquier Android y a la del iPad.

Resumiendo

De los tablets que pude usar en FNAC el que más me llamó la atención en los grandes fue el ASUS EEE Pad Transformer, por su diseño y por ser el que cuenta con más puertos sobre todo si adquirimos su teclado/tapa/doxk/batería auxiliar.

De los pequeños me quedo con el Flyer a falta de poder probarlo más a fondo y con la experiencia de navegación por Internet del Playbook, el cual si tenemos un smartphone de Blackberry será un buen tablet.

Muchas gracias a FNAC por tener un stand tan completo de tablets (dos plantas en realidad) y a los chavales a ver si dejan de hacer el estúpido y dejan los equipos desbloqueados.

P.D.: Después de probar el entorno de la Playbook y sus gestos de multitarea tengo aun más ganas de probar el HP Touchpad con WebOS 3.0 cuando tengan a bien sacarlo al mercado.
Publicar un comentario