domingo, 21 de febrero de 2010

Nos invaden las seudociencias

Siglo XXI y cada vez están proliferando más las seudociencias. Al episodio del tema del Tussikind ahora le sigue el tema de la grafología. No confundir la grafología que es analizar el comportiento y forma de ser de una persona viendo su letra, una insensatez, con la capacidad de detectar si un escrito es o no de una persona.

Mi enfado es con el diario EL PAIS a quienes consideraba un periódico serio pero hoy en suplemento dominical dedican 4 o 5 paginas a la imbecilidad de la grafología analizando la letra de dictadores varios, claro que a toro pasado cuadran todas sus pervertidas características psicológicas. Pero vamos que para eso solo hace falta un libro de historia y no la patochada grafológica.

Lamentable la deriva seudocientifica de EL PAIS, el periódico y la nación.
Publicar un comentario