jueves, 28 de abril de 2011

Los ricos también lloran con las medicinas alternativas

Historia real.

Érase una vez un magnate del mundo de la informática al que diagnosticaron cáncer de páncreas. Mucho a avanzado la lucha contra el cáncer, pero si hay un cáncer que sea aun una sentencia de muerte es el de páncreas. Pero mire usted por donde el magnate tiene suerte, bueno, suerte no, lo siguiente, y un estudio posterior le dice que el cáncer de páncreas que tiene es de los rarísimos y curables.

Le proponen quimioterapia y radioterapia. Pero fíjate tu por donde el magnate tenía otros dos problemas. Uno es que en una época de horas bajas fue recogido y alimentado (mal, pero alimentado) en una "misión" Haré Krisna. Y el segundo problema es que además su esposa es creyente de una larga serie de idioteces pseudocientíficas.

Vale, pues toma la decisión de pasar de radio y quimio y siguiendo las instrucciones de su esposa y algún otro gurú, el magnate informático decide que se curará su cáncer con una dieta.

Ojo, no es por falta de dinero, no. Este tío es uno de los millonarios más grandes del mundo de la informática.

Pues bien, como la dieta no le cura decide volver a la medicina tradicional, pero ya de urgencia después de haber perdido casi medio año en medicinas alternativas.

Le salvan el páncreas, pero para entonces ya tiene metástasis al menos en el hígado, el cual terminará perdiendo unos meses más tarde y, esta vez si gracias a su dinero obtener un transplante de hígado que de momento le ha salvado la vida.

La realidad es que el hombre sigue de medio baja y cada vez que aparece en los medios aparece más delgado y demacrado.

Por supuesto le deseo lo mejor pues entre otras cosas tecleo esto desde uno de sus dispositivos, pero esta historia nos debería dejar con la idea de que ni el magnate más rico de la industría informática esta libre de ser víctima de las medicinas alternativas.
Publicar un comentario