viernes, 10 de septiembre de 2010

Angry Birds, ¡Dios que vicio!

Este fin de semana termino las vacaciones. Y si la primera parte fue dedicada a jugar con Touch, un estupendo simulador del conocido juego RummiKub del cual ya hice una recomendación, la segunda parte de las vacaciones me han descubierto un súper adictivo juego llamado Angry Birds.

Angry Birds se basa en una historía. Unos pajaritos estaban criando a sus huevitos hasta que el Rey Cerdo y sus secuaces les robaron los huevos para comerselos. Para rescatar los huevos los enfurecidos pájaros se lían a atacar a los cerdos.

¿Qué forma toma esto? Pues si recuerdan el exitoso Worms la mecánica es similar. En cada pantalla debemos destruir a todos los cerdos que aparezcan y se nos dará para ello un número limitado de pájaros. Cada tipo de pájaro tiene una habilidad. Unos son simples proyectiles, otros aceleran en pleno vuelo para causar más daños, otros disparan huevos, otros explotan, etc... Iremos obteniendo nuevos tipos de pájaros a medida que vayamos desbloqueando niveles. ¿Cuantos niveles? Hay cientos y prometen seguir sacando. También hay retos, huevos dorados escondidos que liberan otros niveles, etc... O sea un juegón de marca mayor que ya ha hecho millonarios a sus desarrolladores solo con lo que han vendido en la AppStore.

¡Pero atención! Angry Birds se puede jugar en múltiples dispositivos. A parte de la versión para iPhone y la HD para iPad, tenemos versiones para Android (beta) y para Maemo (Nokia) y creo que hay planes de desarrollo para Symbian.

La versión iPhone cuesta menos de un euro y la de iPad menos de cinco, pero considero que este juego es un must-have en toda regla.

La web de los desarrolladores cuentan con vídeos y más información. Página web de Rovio - Angry Birds

Publicar un comentario