martes, 23 de noviembre de 2010

Galaxy Tab vs iPad. Multitarea

Ayer por la tarde, por fin y después de muchos retrasos, Apple libero la versión 4.2 de iOS. En realidad aparece como 4.2.1 lo cual seguramente explique lo de "muchos retrasos".

Una de las cosas más importantes que aporta al iPad es la posibilidad de tener multitarea. Dado que actualmente estoy evaluando a nivel de ocio y de trabajo el Galaxy Tab y Android tiene multitarea, he podido darme cuenta de lo necesaria que es. En el Galaxy Tab es una gozada poder saltar entre aplicaciones sabiendo que estarán en el mismo punto donde las dejaste. Puedes estar tomando notas en un programa y saltar al correo o a Internet a por más información sabiendo que siempre puedes volver a tomar notas en el mismo punto donde lo dejaste.

En el iPad esto, que hasta hoy no se podía hacer, me ha ocasionado no pocas molestias pero, como todo, te acostumbras a no usarlo y te acostumbras a pensar y trabajar en monotarea y listo. Claro, hasta que lo pruebas.

Esta mañana he estado usando el iPad por primera vez con multitarea y es una característica muy interesante. De hecho ahora mismo estoy escribiendo este post desde el iPad y he pasado a leer un correo que me ha llegado mientras sin problemas ni tener que guardar como borrador y volver a abrirlo para seguir escribiendo.

Ahora, la multitarea en el iPad y en el Galaxy Tab funcionan distinto. Básicamente es la diferencia entre que la multitarea la gestione el sistema operativo o se hagan responsables las aplicaciones. Me explico.

En el iPad las aplicaciones son las que se hacen responsables de la multitarea. Al pulsar el botón HOME para salir al escritorio o pulsar dos veces el botón HOME para pasar a otra aplicación, la aplicación que dejamos debe, usando una serie de APIs, pasar a modo segundo plano y preservar ella su estado.

En Android por otro lado es el sistema operativo el encargado de poner la aplicación en segundo plano y preservar su estado.

Hay diferencia. A favor del método del iPad está el que la aplicación realmente no está completa en memoria,y esto permite tener más aplicaciones arrancadas y más memoria (casi toda) disponible para la aplicación en primer plano. Hasta ahí las ventajas del método del iPad, pues todo el resto son inconvenientes.

De entrada, la aplicación ha de estar preparada para la multitarea. Por ejemplo de las que yo uso, Goodreader si lo está y al reactivaría vuelve a mostrar el documento abierto y en el mismo punto donde lo dejamos. Pero por ejemplo smartNote, la cual me sería muy útil que funcionase, no me gusta como está preparada para la multitarea, si es que lo está. Me guarda el trabajo, pero al volver me vuelve al listado de cuadernos en vez de a la página por la que iba. Otras aplicaciones están aun peor preparadas. Por ejemplo Angry Birds, al volver a activaría vuelve a mostrar la publicidad inicial, esto es, se arranca la aplicación de nuevo.

Esto en Android no pasa. Como es el sistema operativo quien se encarga de estas cosas, da igual que aplicación esté o no preparada para la multitarea, ya se encarga Android de que lo esté.

Por otro lado, llámenme maniático, a mi me gusta poder cerrar todas las aplicaciones de vez en cuando. En Android es tan fácil (al menos en el Galaxy Tab) como dejar pulsada la tecla HOME (la casita) y pulsar el botón Finalizar todas. En iPad hay que pulsar dos veces el botón HOME y luego pulsar cualquier aplicación hasta que se ponen a temblar y luego ir dando click al mini icono rojo que aparece en cada una de ellas hasta cerrar todas.

Insisto, el modo iPad de entender la multitarea hace que podamos tener muchas más arrancadas, pero en este caso el tener que reprogramar cientos de miles de aplicaciones nos garantiza que serán unas pocas las que realmente saquen provecho de la multitarea, y cada una lo hará de una manera.

Así que bienvenida la multitarea al iPad, pero me gusta más como funciona en el Galaxy Tab. Mini-punto para Android.
Publicar un comentario en la entrada